Lo más visto

Más de Opinión

Iniciando el Mes Cívico

<p>Por antonomasia, septiembre es considerado como el mes de la independencia, desde aquel 15 de septiembre de 1821 en que alcanzamos nuestra emancipación política del gobierno español. En este año estaremos conmemorando el 191.º aniversario de esa gesta gloriosa para los pueblos centroamericanos que emergen a partir de este importante acontecimiento como Estados independientes.</p>
Enlace copiado
Iniciando el Mes Cívico

Iniciando el Mes Cívico

Enlace copiado
<p>Estamos iniciando el Mes Cívico que constituye una valiosa oportunidad para el fomento de los valores cívicos en los niños y jóvenes de los centros educativos. Lamentablemente estamos padeciendo desde hace varios años de una ostensible crisis de valores en todos los ámbitos, situación que está conduciendo poco a poco a nuestro país a un deterioro creciente de nuestro tejido social.</p><p>Después de casi dos siglos de haber alcanzado la independencia de España, nuestro país continúa inmerso en una dependencia económica de los países desarrollados y de las instituciones financieras internacionales. Nadie ignora que la deuda externa de nuestro país ronda los 14 mil millones de dólares, que equivale al 54% del PIB. Si a esto le agregamos el problema del estancamiento de nuestro crecimiento económico por la falta de inversión de capital foráneo e interno, podríamos afirmar –como lo han expresado ya varios economistas– que nos encontramos en una situación económica de mucho riesgo.</p><p>Infortunadamente, hemos estado enfrascados en tratar de resolver una estéril crisis institucional, que nos ha absorbido mucho tiempo y energías por anteponer intereses partidarios e ideológicos, a los intereses de país, tiempo que bien pudo haberse utilizado en tratar de resolver otros problemas de mayor envergadura. Además, hemos puesto en riesgo incluso la soberanía de nuestro país al acudir a la CCJ para que resuelva nuestros problemas institucionales, demostrando con ello nuestra mediocridad e incapacidad para resolver nuestros problemas.</p><p>El Gobierno tiene la responsabilidad de definir con claridad el rumbo por donde desea conducir los destinos del país, para evitar el comprensible temor de los inversionistas que no encuentran las condiciones necesarias para invertir en un país donde existen confrontaciones institucionales que atentan contra el Estado de Derecho.</p><p>Todos aplaudimos que se haya resuelto el conflicto de la elección de los magistrados de la CSJ, porque de alguna forma se acató el fallo emitido por la SC, que consideró inconstitucional el nombramiento de los magistrados de las generaciones ya conocidas. Sin embargo, aún sigue pendiente el problema de la elección del fiscal general en abril de 2012, que fue considerado también inconstitucional por la SC. Confiamos nuevamente en la sensatez de los diputados para que no vayan a hacer otro circo con este otro problema, y encuentren a la brevedad una solución que beneficie al bien común.</p><p>Es lamentable que además de los problemas anteriores, haya surgido un nuevo problema entre el Gobierno y la ANEP por las reformas aprobadas en la Asamblea Legislativa con relación al nuevo funcionamiento de las juntas directivas, a partir de estas reformas en las instituciones autónomas. Pareciera que el poco entendimiento entre el Gobierno y la ANEP se prolongará hasta el final del mandato del presidente Funes, si no se busca una vía para limar asperezas que permita una mejor relación entre ambas partes. Algunos piensan que el presidente Funes no debería sancionar este decreto, sin antes buscar un acuerdo con la ANEP.</p><p>Volviendo a las celebraciones del Mes Cívico, es importante que como salvadoreños fomentemos el patriotismo que nos permita demostrar el amor que sentimos por nuestro país, que aunque con muchos problemas por resolver, debemos seguir adelante en la búsqueda de la ansiada independencia económica.

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios