Lo más visto

Más de Opinión

Instituciones sin casa

Enorme sorpresa le causó a un amigo de infancia, de visita en nuestro país después de muchos años, saber que una de las antiguas casas de la calle Arce, situada en nuestro recorrido al colegio, continúa siendo sede del Ministerio de Salud y que irónicamente linda con el edificio Magaña, una construcción de varios pisos la cual pudo ser adquirida para alojar las múltiples oficinas de ese ministerio. El paso del tiempo es seguro ha minado su estructura. Lo citado es un ejemplo sobre muchas instituciones sin un edificio funcional, a veces ni siquiera propio, acorde a la importancia de su labor.
Enlace copiado
Instituciones sin casa

Instituciones sin casa

Instituciones sin casa

Instituciones sin casa

Enlace copiado
Similar impresión tuvimos, con un acompañante extranjero, al visitar la Dirección General de Correos y comprobar el deterioro de su antiguo edificio, suplido por unas instalaciones dizque provisionales. Nunca se reconstruyó tras el daño por terremotos; hoy, entre ruinas, parece el escenario de una película de Jurassic Park. Mas, en un enorme contrasentido, a corta distancia la Asamblea Legislativa sí tuvo los fondos de sobra para comprar la antigua residencia Dueñas y convertirla en un lujoso apéndice multipropósitos.

Los salvadoreños recuerdan cómo años atrás el núcleo gubernamental, o sean los ministerios, funcionaban en el Palacio Nacional, con una asombrosa accesibilidad para cualquier visitante. Ello incluía la Asamblea Legislativa, ubicada en el sector poniente. Pensamos, cuánto se ahorró el Estado sin tener que recurrir a alquileres.

En la capital, muchos edificios abandonados –dejemos por fuera los declarados inhabitables– podrían servir para oficinas del Gobierno. Si se realizara una auditoría o evaluación, extendible a nivel nacional, encontraríamos innumerables espacios sin uso; un recurso que aprovechado para albergar instituciones beneficiaría las arcas del país.

Desde hace años se ha proyectado la construcción de un Palacio Municipal que sustituya la utilización del ex Instituto Nacional Francisco Menéndez (INFRAMEN). Sin embargo, la alcaldía capitalina priorizó adquirir un mercado, el cual no tiene la funcionabilidad ni ubicación para centros con ese propósito.

Agrada saber del proyecto de remodelación del parque Cuscatlán, con respaldo privado. Este afán remozador podría abarcar el Parque Infantil; hacerlo más funcional, menos invisible, más atractivo para las familias, aprovechando que está en el corazón de la capital. Además, es de justicia hacerlo, considerando cómo lo han despedazado gradualmente, desde el original Campo de Marte. Fue lotificado sin retribuciones por los planificadores estatales, hasta convertirlo en su actual área. Además, desapareció un espacio complementario, como lo fue la finca Guadalupe, y el descaro más reciente constituyó ceder una orilla al privilegiado y cuestionado SITRAMSS, utilizador de carriles públicos en un caos vehicular necesitado de soluciones, no de desatinos.

Tags:

  • edificios
  • ahorro
  • estado
  • alquileres
  • sitramss

Lee también

Comentarios