Lo más visto

Más de Opinión

¡Intelectuales que marcan época!

Al final del año pasado, a 100 años del nacimiento de Hirschman (1915-2012) se realizaron todo tipo de homenajes póstumos al que fue uno de los intelectuales del siglo XX. Actividades realizadas en las universidades prestigiosas de Norteamérica y organismos multilaterales, en donde el pensamiento de este berlinés promovió los fundamentos de la economía para el desarrollo, disciplina que poco a poco se hace espacio entre las ciencias económicas.
Enlace copiado
¡Intelectuales que marcan época!

¡Intelectuales que marcan época!

¡Intelectuales que marcan época!

¡Intelectuales que marcan época!

Enlace copiado
Hirschman parte de una metodología novedosa, vinculando la economía a las demás ciencias sociales, con lo que logra situar e irrumpir con propuestas claras de una nueva economía para el desarrollo, ubicando a esta, junto a la macroeconomía y la microeconomía, en el centro y corazón de la teoría económica de nuestro tiempo. La incursión de Hirschman a la economía del desarrollo, según sus palabras, fue desde su vida como estudiante, una de las preocupaciones principales del proceso mismo de su formación profesional desde la década de 1930. En ese tiempo, en la École des Hautes Études Commerciales –HEC– de París, desarrolló un punto de vista propio que le sirvió posteriormente, pues tuvo que enfrentar los retos y problemas del desarrollo económico y la industrialización en Latinoamérica (Hirschman, 1996, pág. 143).

Hirschman fue un intelectual de mucho calado en las ciencias económicas. Y no es para menos, pues en la comunidad académica este intelectual manifestó un vivo interés por explorar la realidad de nuestro tiempo, dejando una vigencia en nuestros días, con sus 14 libros en su haber, dominando una variedad de temas en el marco de las ciencias sociales. No solamente conoció y realizó sus estudios en Europa sino que además vivió y se instaló en Colombia, y realizó innumerables visitas de asesoría a países de la región de América Latina por varios años, acudiendo a invitaciones de gobiernos y centros de pensamiento.

¿Qué tanto guardan vigencia los escritos de Hirschman en países como el nuestro? ¿Es aplicable tanto el pensamiento teórico y metodológico a sociedades como las nuestras para realizar, por ejemplo, un crecimiento económico acelerado que nos conduzcan al desarrollo económico y en otros órdenes de la vida nacional? ¿Son aplicables esos pensamientos de este intelectual a las realidades actuales de América Latina? La política debe ceder espacio a la economía y viceversa, así como al resto de ciencias sociales para que se tengan propuestas integrales, sin miedos ideológicos que permean permanentemente en nuestros países y que no dejan avanzar como es el caso de la sociedad salvadoreña.

Los legados considerados como clásicos en el área económica de este intelectual son descritos en “La estrategia del desarrollo económico” (1958), pero le siguen otros menos conocidos aunque de importancia crucial en el libro “Las pasiones y los intereses” (1977) con una vigencia excelsa y de aplicación para los países menos desarrollados como El Salvador.

Las contribuciones intelectuales de Hirschman son enormes y su libro “Salida, voz y lealtad” (1970) que es un clásico de la ciencia política y la economía, abrió una veta novedosa para el estudio de las respuestas humanas a los cambios en entornos económicos, políticos y organizacionales. Sus aportes en algunas áreas fueron retomados por Douglass North, Premio Nobel de Economía (1993) con el nuevo institucionalismo. Por su parte, Paul Krugman, en “Desarrollo, geografía y teoría económica” (1997) retoma los aportes de Hirschman.

La fecunda producción intelectual de Hirschman invita a que intelectuales y académicos sitúen en sus investigaciones los aportes que son referencia obligada y se institucionalice este legado aún más cuando se aspira a construir senderos de acuerdos y de propuestas realmente novedosas para países con deudas económicas y sociales crecientes.

Tags:

  • hirschman
  • economia
  • ciencias sociales
  • desarrollo
  • macroeconomia

Lee también

Comentarios