Lo más visto

Más de Opinión

¿Intento de golpe. Qué sigue?

Enlace copiado
Rafael Castellanos

Rafael Castellanos

Enlace copiado

El connotado jurista Francisco Bertrand Galindo, poco antes de que llegara el presidente al palacio legislativo, con la Asamblea tomada por el ejército y la PNC, hizo un análisis acertado. Palabras más, que él había pronosticado que esto sucedería. Enfrentando un parlamento con mínima representación, el presidente tenía tres opciones: gobernar en conflicto permanente, negociar con la oposición y llegar a términos o eliminarlos. Y dado el talante autoritario y cerrado al diálogo exhibido por el presidente, anticipaba que un intento por disolver el congreso era lo más probable.

Examinando fríamente los hechos, no queda margen de duda que la intención fue deponer al congreso por la fuerza, Álvaro Artiga dice: "Se podría pensar que el pretexto era el préstamo pero se pretende cambiar la Constitución", algo nuevo que no se ha analizado mucho. Si no se daba, dejar la puerta abierta para ello.

La militarización de la Asamblea por ejército y PNC, elementos armados para amedrentar a diputados opositores a que asistieran a la plenaria convocada por el Consejo de Ministros, la logística militar y de operaciones de llevar seguidores al mitin fuera de la Asamblea, la invasión al recinto legislativo, el discurso presidencial antes y después de que "Dios le dijera paciencia", que si quería podía "apretar el botón", pero les daba una semana más para que aprobaran su préstamo o volvería por ellos, dando a entender con la intención de derrocarlos. Eso lo demás deja claro que hubo intención de golpe, que abortó porque las condiciones se volvieron adversas, condena total en el país excluyendo a los suyos, condenas de la comunidad internacional, ONU, OEA, la UE, la tibia del embajador de EUA, llegaron menos diputados de los que creía, menos multitud afuera.

Las condenas internacionales son unánimes. Importante la declaración del senador Patrick Leahy: "No puede ser tolerada esa conducta, especialmente a un gobierno que quiere ser socio de los EUA" y The House of Foreign Affairs, del Congreso de los EUA: "Los militares no deben usarse para resolver disputas entre Ejecutivo y Legislativo. Los ojos del mundo están sobre El Salvador y el presidente Nayib Bukele en este momento crítico".

Después de meter al ejército a la Asamblea, de romper el orden constitucional gravemente, la pregunta es ¿qué sigue?

Muchos hablan de diálogo. Eso siempre es beneficioso, la pregunta es ¿diálogo sobre qué? Sobre el préstamo pendiente sería cerrar los ojos a lo sucedido, podría suceder nuevamente. El diálogo que procede es sobre legalidad, institucionalidad y respeto a las atribuciones de cada órgano de Estado. Se ve difícil, el presidente impuso desde su juramentación sus términos, su conducta no parece ser de diálogo pero hay que intentarlo.

Lo que corresponde de inmediato es determinar responsabilidades, posibles ilícitos y darles trámite.

La Sala de lo Constitucional, tarde pero acertada, falló contra convocatorias ilegales del Consejo de Ministros, actuaciones del ejército y la PNC fuera de sus atribuciones constitucionales, quedan amarrados para no cometer otra barbaridad. Tiene varias demandas interpuestas respecto a lo acontecido sobre las que tiene que fallar pronto, no dejarlas dormir.

El fiscal ha decepcionado, mientras todos condenan, él felicita al presidente, se duda que perseguirá a alguien.

ARENA y el FMLN adelantaron posición, no darán sus votos para el préstamo sin justificación satisfactoria, no es su prioridad inmediata, antes atender lo sucedido y sus consecuencias, no ceder al chantaje por la fuerza, pues a futuro podría suceder cualquier cosa.

Comprendieron que se juegan el puesto y posible persecución de dejar así las cosas.

El episodio más grave en nuestra vida democrática reciente.

Tags:

  • presidente
  • Asamblea
  • militarización
  • diálogo
  • Sala de lo Constitucional

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines