Lo más visto

Más de Opinión

IoT: ¿Qué hacemos las universidades...? (Parte I)

Internet of Things (Internet de las cosas), abreviado IoT, es un concepto acuñado por Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT en 1999
Enlace copiado
IoT: ¿Qué hacemos las universidades...? (Parte I)

IoT: ¿Qué hacemos las universidades...? (Parte I)

IoT: ¿Qué hacemos las universidades...? (Parte I)

IoT: ¿Qué hacemos las universidades...? (Parte I)

Enlace copiado
Internet of Things (Internet de las cosas), abreviado IoT, es un concepto acuñado por Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT en 1999, donde se realizaban investigaciones en el campo de la identificación por radiofrecuencia en red (RFID) y tecnologías de sensores; IoT se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet. Internet de las cosas es un proceso en el tiempo en el que se conectarán a internet más “cosas u objetos” que personas.

Tuve el privilegio de reunirme con Luis Álvarez, un ingeniero dedicado a patentar y a crear empresas Spin Off, como CONTEC DTx Inc en la Florida, empresas que fabrican miles de computadores, sensores y diversos equipos para la industria. Lo que buscan es conectar el quehacer industrial con internet y transformar todo...

IoT no solo es un tema de conexiones inteligentes, sino que logran transformar industrias tradicionales y con equipo obsoleto en modelos de gestión innovadores utilizando big data, internet y otras unidades de información; dicho de otro modo, hacen que la industria se convierta del proceso al dato, del dato a la información y de la información al conocimiento multifuncional. Este negocio que supera los 14 trillones de dólares hoy representa apenas el 5 % de aparatos conectados, y crece exponencialmente.

Desde centrales de data que aportan visualización y mejor entendimiento de los procesos, pasando por sensores (que están bajando sus precios), unidades Android, Windows, Linux, hasta unidades de información y controladores (wifi, IPC, PLC) están generando nuevas industrias de la energía, manufactura liviana, infraestructura social, agricultura inteligente y automatización. Estos cambios tienen un impacto en billones de dólares en la economía. Se pueden ver casos de Intel, AT&T, entre otras.

IoT ha ido evolucionando a partir de la convergencia de las tecnologías inalámbricas, sistemas microelectromecánicos (MEMS), microservicios e internet; la convergencia ha ayudado a derribar las paredes entre la tecnología operativa (OT) y la tecnología de la información (TI), lo que permite máquinas con más inteligencia que impulsarán mejoras.

El mayor problema –según me comenta Luis– es que las universidades van mucho más lento que el desarrollo tecnológico; esto coincide con los estudios que realizamos sobre “Social Informatics” con Rob Kling y Noriko Hara en el año 2000 de la Universidad de Indiana. Cuando un ingeniero termina una carrera en 4 o 5 años ya la tecnología está 10 años adelante, ¿qué hacer...?

Luis Álvarez tiene algunas ideas que compartiremos en la Universidad Francisco Gavidia en 2017; dar charlas, cursos, formación continua y certificaciones para que los estudiantes de ingeniería mientras esperan su título vayan avanzando.

IoT avanza y con fuerza en la industria de países desarrollados, y se está generando una brecha cada vez más fuerte entre diseñadores y consumidores; pero estos negocios no requieren mayor capital, sino saber administrar mejor el talento, las ideas y el conocimiento, y podemos ir pensando en trasladarnos al mundo de los diseñadores. Parafraseando al padre Ellacuría: Ser agentes, autores y no simples actores.

El reto de las universidades no solo es formar ingenieros actualizados, sino también patentar, crear, innovar, y para esto necesitamos dos cosas fundamentales: a) gente interesada en diseñar soluciones (más que seguir el método científico); y b) buenos abogados que sepan escribir reivindicaciones para patentes. Y tenemos las dos cosas, solo hay que conocer los procesos, las tecnologías y las formas para transformar una idea en una patente.

La universidad en el primer mundo está operando en línea, y cada vez más los servicios de internet contagian las funciones administrativas y académicas; esto no significa sustituir a las personas ni nada por el estilo, sino ampliar la calidad y eficiencia del quehacer universitario. El lema parece ser: estar conectados o nada...

Tags:

  • tecnologia
  • educacion
  • internet

Lee también

Comentarios