Ir hacia adelante

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Los seres humanos tenemos siempre a nuestro lado a un maestro que nunca falla en sus enseñanzas básicas: ese maestro, que viene al mundo con cada uno de nosotros, es el tiempo.

Y la primera lección que el tiempo pone a nuestra disposición desde antes de que tomemos posesión de la conciencia propia que nos corresponde es la forma en que organiza su recorrido.

El calendario constituye la hoja de ruta en la que el tiempo desenvuelve su misión, y dicha ruta va paso a paso; es decir, día tras día, sin que nunca haya posibilidad de volver al día que ya pasó, sean cuales fueren las contingencias o los agobios que surjan o se hagan presentes en el avance.

Puestos constantemente ante ese espejo que no deja ningún lugar a la duda, los humanos tendríamos que reconocernos como fuerzas de avanzada, que si bien necesitamos asumir lo que el pasado nos va dejando como argumentos ilustrativos y orientadores, estamos abriendo a diario un nuevo capítulo de nuestras vidas.

Y es que las 24 horas sucesivas en las que nos movemos son como el diario íntimo de nuestro éxito o de nuestro fracaso personal. La regla de oro para ir gobernando satisfactoriamente el destino que nos toca puede resumirse en un criterio a la vez inspirador y pragmático: avanzar siempre hacia adelante sin olvidar ni desconocer los antecedentes acumulados. Y cada vez que tengamos inquietudes o sospechas al respecto acudamos a las evidencias del tiempo, nuestro maestro infalible.

Lee también

Comentarios