Lo más visto

Javier Pérez de Cuéllar, su aporte a la paz de El Salvador

Nos ayudó a salir de un bache donde parecía imposible emerger.

Enlace copiado
M. Sc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

M. Sc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Enlace copiado

El diplomático peruano Javier Pérez de Cuéllar, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas 1982-1991, murió el 4 de marzo de 2020 a los 100 años de edad. Pérez de Cuéllar, quien durante su gestión logró un histórico acuerdo de paz en El Salvador, también contribuyó a la independencia de Namibia, el último enclave colonial en África; el fin de la guerra Irán-Irak; y la liberación de rehenes estadounidenses en el Líbano.

El Salvador en su historia política ha tenido dos grandes acontecimientos: la independencia patria en 1821 y los Acuerdos de Paz en 1992, que pusieron fin a la guerra civil, el conflicto finalizó, luego de un proceso de diálogo y negociación potenciado por Javier Pérez de Cuéllar que nombró a su compatriota Álvaro de Soto a trabajar a tiempo completo en el proceso. Cuando las esperanzas de paz en El Salvador parecían frustrarse y la guerra tomaba más fuerza, el secretario general de la ONU invitó en abril de 1990 a Ginebra a las dos fuerzas enfrentadas a elaborar una agenda de trabajo que abordara los puntos medulares que conllevaran a terminar la guerra, por el gobierno estuvo el presidente Alfredo Cristiani y por el FMLN Schafik Jorge Hándal.

La guerra civil de El Salvador de 12 años causó más de 75,000 muertos, 7,000 desaparecidos, miles de heridos y lisiados. El 31 de diciembre de 1991, último día de gestión de Pérez de Cuéllar al frente de la ONU, obtuvo un último éxito: se anunció a la medianoche un acuerdo de paz para El Salvador, luego de 20 meses de difíciles negociaciones, la paz era posible entre el gobierno salvadoreño y el FMLN. La firma de los acuerdos se realizó en Chapultepec, México, el 16 de enero de 1992.

Los principales acuerdos de paz fueron: reducción del Ejército Nacional, desmovilización de las fuerzas guerrilleras del FMLN, desaparición de los cuerpos de seguridad, creación de la Policía Nacional Civil, convertir el Consejo Central de Elecciones en Tribunal Supremo Electoral, creación de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, Ley de Amnistía, reforma al Poder Judicial, creación del Consejo Nacional de la Judicatura, programa de transferencia de tierra, Foro Económico Social y legalización del FMLN como partido político. Hay que reconocer el papel de la Asamblea Legislativa, que tuvo que realizar reformas constitucionales para legalizar los acuerdos de paz.

La deuda de los salvadoreños con Pérez de Cuéllar es muy grande, nos ayudó a salir de un bache donde parecía imposible emerger, tuvo un papel determinante en el proceso de paz, por lo que su muerte no puede pasar desapercibida en nuestro país, así como sus legados; luchar por la paz y la seguridad internacional que lo identificaron con los pueblos del mundo.

En 2020 se cumplieron 28 años de los acuerdos de paz, y no hubo celebración oficial, situación lamentable, ya que es sumamente importante recordar esta fecha memorable en la historia de El Salvador, un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Hoy, que atravesamos tiempos difíciles por la pandemia del coronavirus, hay que confiar en Dios que, así como salimos de la guerra civil, y el mundo alcanzó superar dos guerras mundiales en el siglo XX, lograremos vencer las adversidades y volver muy pronto a la normalidad de nuestras vidas.

Tags:

  • Javier Pérez de Cuéllar
  • acuerdo de paz
  • guerra civil

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines