Lo más visto

Más de Opinión

Jesucristo el Salvador del Mundo

Enlace copiado
Jaime Ramírez Ortega

Jaime Ramírez Ortega

Enlace copiado

Algunas personas se escandalizan cuando se habla de Jesús, en las esferas públicas, y automáticamente señalan a esa persona como fanática, religiosa o retrógrada, incluso se defienden aduciendo que se vive en un Estado Laico, por lo tanto, para ellos, ni siquiera se debería de mencionar el nombre de Jesús o la Biblia, porque todo lo satanizan con la religión, pero la gran pregunta es ¿qué tiene que ver Jesús con la religión? Ciertamente nada, al contrario, cuando Jesús estuvo en la tierra, predicó contra el statu quo de la religiosidad en que vivían los hombres y les demandó un estilo de vida, no una religión.

Cuando el ser humano comprenda que el seguir a Jesús no es un acto religioso, sino un verdadero estilo de vida que exige santidad en todas las esferas de la vida, entonces será verdaderamente libre, y actuará por convicción, amando al prójimo, respetando las leyes, abandonando los vicios, amando a sus hijos, siendo esposo de una sola mujer, pagando los impuestos que les corresponde, siendo honesto en su trabajo, evitando los actos de corrupción. El Señor Jesucristo, cuando se comunicó con la humanidad, lo hizo en un lenguaje que todos pudieran comprender con facilidad.

Un ejemplo de ello lo encontramos en el sermón del monte, donde Jesús habló de las bienaventuranzas, utilizando hechos de la vida o la misma naturaleza. El auditórium era tan selecto, que acudieron judíos y no judíos de todos los estratos sociales, había personas letradas y no letradas; sin embargo, el mensaje fue recibido con entendimiento, al grado que hasta los niños se regocijaban de la salvación. No obstante, a la claridad del mensaje, hubo algunos que no coincidían con Jesús, porque la disertación era dura, dado que denunciaba las injusticias y la vida corrupta de los sacerdotes, fariseos, escribas y saduceos, debido a que vivían opulentamente.

De manera que el mensaje era recibido con mayor gratitud por aquella parte de la población que tenía carencias espirituales y materiales, que por aquella población intelectual que tenía resuelta su vida económica. Por ello fue más complicado para Nicodemo entender el mensaje de Jesús, quien era un principal del Sanedrín, y era doctor en la ley, el relato está en el Evangelio de Juan, capítulo 3, la lógica de Nicodemo no permitía ver desde el principio el idioma espiritual en el que Jesús le hablaba. Al final Nicodemo logró entender el mensaje de salvación, y fue así como junto a José de Arimatea, sepultó el cuerpo del Señor Jesucristo.

Lo mismo le sucedió al apóstol Pablo, siendo un hombre altamente letrado, al principio le costó comprender quién era Jesús, tanto así, que se había vuelto en el perseguidor de sus discípulos, los azotaba y los metía a la cárcel. Hasta que tuvo un encuentro personal con Jesús, cuando iba camino a Damasco. Después de ello vemos al apóstol Pablo siendo el mayor defensor del cristianismo y hace una declaración maravillosa acerca del hijo de Dios, en Romanos 1:16 "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree".

De manera que la intención de Jesús es que nadie se pierda, sino que tengan vida eterna, ya que la vida es pasajera, los placeres efímeros y las riquezas son momentáneas. "Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará" (Marcos 8:35).

Tags:

  • Jesús
  • santidad
  • sermón del monte
  • mensaje
  • apóstol

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines