Lo más visto

Jesús, ¿un tal carpintero...?

Algunos dicen, Jesús, que fuiste un tal entre muchos, talvez un Juan, un Pedro o un Roberto...
Enlace copiado
Enlace copiado
En todo caso un carpintero aldeano que aprendió ¿a saber cómo? a encantar a la gente con su mirada pura y serena, su caminar seguro y su hablar mesurado lleno de autoridad y lleno de ternura. Que predicó el amor, la humildad y el arrepentimiento de todos los pecados, que dio vista a los ciegos, que limpió endemoniados, que dio paz al cautivo y valor al derrotado.

Cuánta hermosa enseñanza se fue desparramando a través de tus labios y nos dejó la herencia de las bellas parábolas, los sublimes silencios, los grandiosos milagros que marcaron tus huellas en todos los caminos que ha transitado el hombre después de tu calvario...

¡Qué grande eres, Jesús, carpintero divino, alfarero infinito, creador del universo, inventor de la vida, escultor de la tierra, pintor de los celajes, de las aves y las flores, constructor de las sonrisas y las límpidas miradas de los niños...!

Derrama, Señor, tus hermosas bendiciones sobre nuestro pequeño país tan sufrido, azotado por la violencia y castigado por la pobreza y por políticos y gobernantes insinceros, codiciosos y despilfarradores. Danos de tu sabiduría a gobernantes y gobernados para construir un “Pulgarcito” en donde todos nos sintamos hermanos sin importar diferencias de fe ni de niveles socioeconómicos ni del color de la piel y del que nadie quiera emigrar.

[email protected]
 

Tags:

  • Jesucristo
  • carpintero
  • despilfarro
  • codicia

Lee también

Comentarios