Lo más visto

Johnny Wright y la Hipocresía

Hace doce años, mientras vivía en EUA, durante el embarazo de mi primer hijo Raphael, me diagnosticaron cáncer cervical focalizado en el cuello uterino. A pesar del riesgo jamás consideré terminar con la vida de mi hijo, lo más precioso de mi vida, habiéndome realizado una escisión electroquirúrgica cuando mi bebé nació, ya que el cáncer no había avanzado.

Enlace copiado
Johnny Wright y la Hipocresía

Johnny Wright y la Hipocresía

Enlace copiado

Cuando Rapha tenía dos añitos, fui informada que tenía autismo. Estando nuevamente embarazada, me comunicaron que mi segundo hijo tenía Síndrome Down. Me presionaron para abortarlo pues ya tenía un hijo con “problemas”. ¡Me llamaron irresponsable! Me negué a hacerlo y John Paul nació ¡completamente sano! ¡Se habían equivocado! Nada me ha dado mayor felicidad que el privilegio de ser madre de mis dos tesoros.

El cáncer volvió y me practicaron una histerectomía total. Aquí sigo. Además de ser madre y especialista en aprendizaje, me dedico a ayudar a muchas familias a afrontar el desafío de formar, amar, y comprender a niños con autismo y a la defensa de la vida de todo ser humano sin discriminación alguna. Soy voluntaria del Centro de Ayuda para la Mujer, “CAM”.

Mujeres de todos los estratos sociales acuden al CAM solicitando abortos. Todas, sin excepción, dispuestas a pagar el precio que sea. Les mostramos imágenes de sus hijos, a través de una ecografía, les advertimos sobre los riesgos del aborto, y les enseñamos la crueldad de los diferentes procedimientos. Casi 100 % decide conservarlos. Pocas salen a buscarlo por otro lado.

Habiendo vivido en EUA en donde el aborto es legal hasta el noveno mes de embarazo, y teniendo los recursos y “opciones”, me considero parte de esa “élite” a la cual el diputado Johnny Wright llama hipócrita. ¿Fui hipócrita cuando decidí conservar a mis dos hijos, a pesar de que las condiciones no eran “ideales”?

Hipocresía es fingir sentimientos contrarios a los que se tienen. Las personas pro-vida que conozco demuestran ser coherentes con sus principios. Muchas de estas y sus familias valientemente han enfrentado embarazos en situaciones adversas.

Diputado: Hipocresía es afirmar que abortar no es matar a un ser humano viviente. Hipocresía es promover el aborto para salvar la vida de la madre cuando sabe perfectamente que un médico está exonerado de culpa por el Código Penal –artículo 27, 1, 3 y 6– si este interviene a una embarazada para salvarla, aunque involuntariamente ocasione la muerte de su hijo. Hipocresía es hablar de injusticia y proponer que el niño no nacido pague con su vida el crimen del violador. Hipocresía es hablar de salud para las mujeres cuando el aborto es un procedimiento que daña a la mujer. Hipocresía es pretender que el aborto es la solución a los problemas de salud de la mujer salvadoreña, cuando la primera causa de muerte materna es la preclamsia y otros males provocados por la falta de atención médica adecuada y la falta de medicamentos.

¿Quiere proteger a la mujer? Proponga cadena perpetua para violadores. Esto llevará alguna paz y consuelo a las víctimas, evitando tantos abusos contra la mujer como existen actualmente.

¿Le preocupa la vida de la mujer de escasos recursos? Impulse leyes garantizando mejorar el sistema hospitalario, para todos los problemas de salud –no solo los relacionados con la maternidad–, que enfrentan las mujeres desposeídas y sus familias y leyes que le garanticen mayor acceso a la educación.

Estas son opciones, el resto... engaño, muerte, hipocresía.

Lee también

Comentarios