Lo más visto

Más de Opinión

"Juan Pueblo" comenta las enseñanzas de secundaria y universitaria

Enlace copiado
Héctor Mauricio Arce Gutiérrez

Héctor Mauricio Arce Gutiérrez

Enlace copiado

Hace muchísimas décadas se oía por doquier la voz rebelde de Juan Pueblo. Este día comienza Juan Pueblo, que es el pueblo mismo, a opinar sobre el acontecer nacional. Se preocupó por el alma blanca de los niños y la sencillez e inocencia de la mayoría de damas; y procuró que en estos "lares" todos tuvieran el pan de cada día.

1. Justificando el título iniciamos la caminata por la escuela secundaria de El Salvador, que antes y desde mucho antes fue de cinco años tal como nosotros la cursamos en el Inframen: 3 años con inglés y otras materias y 2 años con francés. Ningún profesor que tuvimos era docente en el sentido estricto de la palabra, pero en entrevista reciente de Canal 6 el señor Picardo insistió en preparar a los maestros. Respetamos el decir ajeno, pero creemos que primero es útil y necesario tener el material de enseñanza completo y no herido como lo han hecho los ministros de Educación en los muchos y largos años.

2. Ni los doctores Reynaldo Galindo Pohl y Mauricio Guzmán ni don Walter Beneke se atrevieron reducir de 5 años a 2 o 3 como se ha repetido en las últimas décadas. Esos 3 personajes fueron ministros de Cultura muy relevantes por cierto.

No vale mencionar a los ministros de Educación que han tenido que ver con esa mutilación que parece ser permanente e indefinida en el tiempo, salvo que el actual gobierno o los que vengan le pongan atención al sistema educativo que está dejando mucho que desear.

3. La enseñanza "en línea" o por computadora tiene sus bondades y sus defectos: el gran defecto es que constituye el enemigo número 1 de la vista, de los ojos pues; todos los niños y jóvenes entre 8 y más años usan lentes, la culpa es de la computadora, no de los dirigentes educativos, de quienes se alegará su "no culpa ni pecado".

4. "Juan Pueblo" no puede descuidar el sistema universitario, oigámoslo: únicamente nos referimos a la profesión noble y bella de la Abogacía cercenada en sus principios fundamentales por el que fue rector Fabio Castillo Figueroa y en su nombre se llama hoy Ciudad Universitaria.

¡Qué cosas han sucedido y podrán suceder en nuestro país; nadie duda en esperar lo peor!

La Abogacía fue de 7 años y necesitaba 2 años de práctica en materia penal y 2 en materia civil o laboral, 3 privados orales y tesis escrita para la graduación de Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales.

5. Con la mentada reforma, pues los estudiantes de ahora cursan ciclos de 6 meses para completar los 5 años y no les exigen las prácticas mencionadas que eran y son tan útiles en la profesión; la Corte Suprema de Justicia para autorizar el ejercicio de la profesión exigía la constancia de dichas prácticas y sin ellas el estudiante no era autorizado para el ejercicio de la profesión.

6. Consecuencia de tal reforma es que ahora la profesión se ha hecho más fácil su estudio y lo demuestro con un ejemplo propio: en septiembre de 1966 nos doctoramos 4: Manuel Pacas Castro, Luis Reyes Santos, Ricardo López Munguía y yo. Ya en los años de 1970 se graduaban de la UES 100 por año sin contar las demás universidades privadas que se fundaron, lo que equivale decir 500 abogados graduados por año.

Con esa cifra y con los 5,000 o más bachilleres que obtienen su título con 2 o 3 años de estudio se monta un cúmulo de profesionales buscando trabajo, y no lo encuentran.

7. Finalmente elevemos una oración al Creador para que los funcionarios de hoy o del mañana pongan ojo en la llaga hiriente heredada.

Tags:

  • Juan Pueblo
  • escuela secundaria
  • ministros
  • Abogacía

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines