Lo más visto

Más de Opinión

Justificar lo incorrecto

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

Justificar es el proceso de validar algo; de afirmar que un determinado proceder es justo y apropiado desde la perspectiva de alguien. Justificamos también para dar motivos o explicaciones de por qué hacemos o no hacemos las cosas. Muchos dicen: "por ese salario no hago ese trabajo". Otros opinan "se metió a político por estar sin trabajo" y, lo peor, "así lo han hecho siempre". Tanto político que trata de justificar sobresueldos, licitaciones con amaño, viajes, etcétera. Sin duda, estas justificaciones son la cabeza de la corrupción.

Para dar el paso de lo incorrecto a lo correcto, necesitamos dejar de justificar nuestros errores y arreglar las malas prácticas. Si un profesional es el indicado para un puesto público, contrátenlo pagándole un salario justo y transparente. No sigamos aplicando los famosos sobresueldos de gobiernos anteriores. ¡Basta ya de tanta movida!

La mayoría de salvadoreños hemos defendido al sistema capitalista del flagelo de la izquierda. Pero no vamos a defender a los que se mantienen por años practicando malas mañas. Hoy comprendo y aplaudo a mi colega Dr. Eduardo Lovo cuando en una conferencia se dirigió a su audiencia: "Levante la mano el que nunca ha hecho algo corrupto". Contra todo pronóstico, nadie la levantó.

Los políticos siempre encuentran la forma de obtener fondos para sus maniobras sucias, como las famosas partidas secretas que han sido malgastadas con el "aval jurídico", a "discreción" del presidente. En otras ocasiones, se han justificado "guerras", y se ha metido mano en el presupuesto del ejército.

Igual de sucio es el funcionario que, ocupando su puesto, ha impulsado su propio negocio con leyes y regalías a su favor, pasándole encima al bien común y a la competencia leal. Si quieren hacer leyes justas para el comercio, ordenen el 75 % del sector informal.

Mientras no asuman total responsabilidad por estos y otros errores; mientras continúen justificándose, nunca se esforzarán por hacer lo correcto. Con tanta justificación, con tanta excusa, solo muestran su inseguridad, e incapacidad; solo maquillan la corrupción.

Los empleados públicos se deben a los que pagamos impuestos. Estamos claros que estos deben devengar un salario justo de acuerdo con su competencia. No queremos más garrapatas incompetentes, ni parientes y amigos desempleados. Lo que necesitamos es puestos ganados por gente con capacidad y convicción para sacar el país adelante.

La Asamblea Legislativa tiene un hoyo negro en sus planillas cargadas de "asesores" que incluyen a empleadas domésticas, guardianes de ranchos en la playa y colonos de finca. Da miedo. La fiscalía debe arreglar este abuso.

¿Quién detendrá la corrupción? Ojalá el presidente ocupe su habilidad. Así como se ha terminado hábilmente a los dos partidos grandes, que implemente una estrategia para darle en la nuca a este mal. Sus frases célebres de campaña tienen que hacerse sentir. La institucionalidad está creciendo. Hay gente trabajando para el gobierno queriendo hacer las cosas bien. Pero hay que limpiar y señalar lo incorrecto.

La herramienta anunciada es la CICIES, algunos la ven con desconfianza por lo que pasó en Guatemala; otros la aplauden, por saber que al fin vendrá un ente regulador. Habrá que estar dispuesto, tanto empleados públicos, policía, ejército y empresarios, a aceptar esta herramienta, ajena al sistema podrido de siempre.

Les invito a dejar de justificar lo incorrecto, y apartar del camino tanto abuso. Mejor luchemos por justificar lo correcto.

Tags:

  • justificar
  • partidas secretas
  • funcionario
  • empleados públicos
  • Asamblea Legislativa
  • corrupción
  • CICIES

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines