Lo más visto

Juventud protagonista y defensora de las conquistas del pueblo salvadoreño

Durante mi juventud he tenido muchas experiencias políticas y organizativas que me han permitido conocer diferentes espacios, así como también participar activamente en diferentes organismos del partido, iniciando como un militante de la juventud del FMLN en el municipio de Candelaria de la Frontera, Santa Ana, de 2001 a 2003. Luego, me trasladé al municipio de El Porvenir y formé parte de la directiva municipal, también a cargo de la juventud a escala municipal.

Enlace copiado
Charlin Zuniga Coautor de “El país que viene”

Charlin Zuniga Coautor de “El país que viene”

Enlace copiado

Posteriormente, fui electo para formar parte de la Secretaría Nacional de Juventud, entre 2010 a 2015, actualmente, represento a los jóvenes como secretario nacional de Juventud y, a la vez, soy el enlace con la comisión política del FMLN, lo que para mí es un honor y privilegio. Compartir con una generación que vivió el conflicto armado y sentir esa convicción y compromiso de lucha que vibra en cada uno de ellos, lo cual me motiva a seguir luchando por transformar nuestro país.

La juventud debe ser consciente de la realidad y de las necesidades de la población salvadoreña; conocedora de su historia, sus luchas, sus conquistas y tener un horizonte en común que permita la transformación social en la búsqueda del bienestar común. Debemos ser una juventud que lee, que se autoforma día a día, no nos quedemos solo con lo académico debemos romper esquemas, leer filosofía y analizar muchos temas que nos ayuden a entender la realidad y tener mayor conocimiento de cómo funciona la sociedad.

Quiero puntualizar tres áreas importantes en la organización juvenil: juventud, política y organización. Ser joven significa, por naturaleza, ser dinámico, creativo, rebelde y soñador, con deseos de aprender y aportar según las capacidades. Estas energías que tenemos debemos canalizarlas en fuerzas de organización, de transformación para la sociedad salvadoreña. Debemos romper las barreras mediáticas y psicológicas.

Debemos entender que la juventud es diversa, multifacética y rebelde, por lo cual hay que crear espacios de inclusión y participación en el arte, la cultura, el deporte, la música y otros. Sabemos que debemos organizarnos según nuestras preferencias, somos constructores de cambios en nuestros municipios, departamentos y en la zona de influencia nacional. Por lo tanto, somos parte activa y dinámica en la construcción de un mejor país.

La juventud es dinamismo, creatividad, energía, rebeldía. Debemos, entonces, ser actores protagónicos dentro de todos los ámbitos: político, económico, social, cultural y tecnológico. Debemos ser presente y futuro, es decir, no debemos ser espectadores de lo que pasa, sino sujetos de cambios en la sociedad.

Seamos los que transformemos nuestro entorno en todo momento; en la escuela, en los institutos, en las universidades, en nuestro centro de estudios, el arte, la cultura, la música y la naturaleza. Jóvenes de la diversidad, comunicadores, en las organizaciones sociales juveniles, todos somos constructores de cambios y transformaciones de cada país, seamos unidad, seamos ejemplo, formémonos académicamente, pero también creemos consciencia de lucha y amor al pueblo.

Estoy seguro de que una juventud organizada es la que está comprometida con el cambio, con consciencia y conocimiento de la memoria histórica de nuestro país y, por tanto, tenemos que trabajar unidos y avanzar a las transformaciones que el país necesita. Jóvenes, lo conquistado no debemos entregarlo, debemos trabajar por más conquistas para la juventud y el pueblo salvadoreño.

Lee también

Comentarios