Lo más visto

Más de Opinión

La Armada invencible y las elecciones

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

Algunas veces la historia nos da lecciones, que tanto para los vencedores como los vencidos pueden ser de utilidad. Una de estas fue el destino de la Gran Armada (también conocida como la Armada invencible) que partió desde diversos puntos de los dominios hispánicos en Europa, para derrocar el régimen de la reina inglesa, quien fomentaba una política anti peninsular. Lo interesante es que tanto ibéricos como británicos daban por cierto que la suerte estaba ya echada y que estos últimos perderían y serían arrasados por la corona del rey español quien ya afirmaba que en sus inmensos dominios, jamás se ocultaba el sol.

La verdad fue que en 1588, por las razones que se quiera, los peninsulares y las tropas hispánicas de Flandes fueron destruidos por una tempestad; y los ingleses contra todo pronóstico ganaron la batalla. La guerra entre ambos se extendería todavía unos 15 años más y terminaría con el tratado de Londres de 1604; pero lo cierto es que el poderío de la flota británica había comenzado. La moraleja es clara; solo Dios sabe lo que ocurrirá aunque unos se jacten de haber ganado la batalla, antes de mandar sus barcos; y otros se acobarden y no se enfrenten, porque creen que todo se perdió.

Eso es lo que está pasando en El Salvador. Las hordas de bukele (me da la gana escribir el apellido con minúscula porque quien lo ostenta y es además presidente de la república no merece la mayúscula) han asegurado que sacarían 100 diputados y que los demás partidos van para afuera en las elecciones de mañana; y que esos institutos no alcanzarán ningún voto popular porque entre todos representan el 3 % de la población y que por tanto serán cancelados. La pacotilla de focas que aplauden todo lo que haga el lord oscuro aseguran que eso es irreversible e insinúan que si eso no ocurre es porque hubo fraude, puesto que su mesías (también con "m" minúscula) les ha asegurado que todo lo escrito por él en Twitter ocurrirá.

Y del otro lado, muchos de la oposición (esa es parte de la apuesta del tirano) también se lo han creído y piensan que ya no tiene sentido votar, porque como mal informó una encuesta, la tendencia es irreversible. Yo no sé lo que pasará mañana; si el presidente con alma de escorpión logra que sus oscuros planes se concreten, esa será la tendencia; pero si los salvadoreños que no votaron en 2019 lo hacen mañana y los demás vencen el miedo que el dictador quiere infundir entre sus enemigos, entonces la "armada invencible" de los peores de todos, que son entre otros Walterio Araujo, los Anliker, el Brozo Sanabria, como se llame Auerbach, Bruch, Dumas y los candidatos reciclados, del reciclado presidente de NI-GANA, perderán. Porque perder para ellos significa no tener la mayoría; y eso es perfectamente posible.

Digamos las cosas como son; el bachiller Bukele ganó con cerca del 27 % del padrón electoral; y de todos los que fueron a votar en 2019, la mitad no lo hicimos por él. Entonces, ¿de qué se jacta y cómo se atreve a decir que sus seguidores son el noventa y siete por ciento? La respuesta a esto es simple; el tipo es un mentiroso compulsivo que no cree en las enseñanzas cristianas y posee una moral perversa (valga el oxímoron) colocándose dentro del círculo de los malvados, para quienes el fin justifica los medios y que no tiene ningún empacho en haber ordenado a sus esbirros, que empiecen ya a amenazar a los contrarios y se apuesten contra el Tribunal Supremo Electoral.

En estos tiempos que nos toca vivir, la humanidad se divide ya no en izquierdas o derechas, sino entre los que son honestos y luchan por sus ideales; y los corruptos o cobardes que se venden por unos dólares más o por quedar "bien" con los poderosos del momento. Nosotros, sin guardaespaldas ni francotiradores, con el pecho desnudo simplemente flanqueado por el símbolo del patriotismo, decidimos colocarnos del lado de la integridad; y así, entendiendo plenamente el significado de nuestro lema, moriremos gritando ¡DIOS, UNIÓN, LIBERTAD!

Tags:

  • Armada invencible
  • elecciones
  • Bukele
  • oposición
  • corruptos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines