Lo más visto

La CELAC oxigena al tirano Gobierno de Venezuela

Se celebrará el 2 de mayo, en San Salvador, la Asamblea de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) y tratará de la situación de violencia política en Venezuela. Se espera que surja, de esta reunión, alguna declaración favorable al Gobierno tiránico de Venezuela; por ser la CELAC un ente regional, controlado por la influencia geopolítica del proyecto bolivariano, incapaz de imponer sanciones por las violaciones a los Derechos Humanos y la transgresión al ordenamiento democrático.
Enlace copiado
Enlace copiado
Se perdió la legitimidad del Gobierno venezolano, desde el momento en que este cesó las funciones del congreso, encarceló a sus opositores y se niega a celebrar elecciones, reprimiendo las manifestaciones populares. Y la convocatoria a una constituyente, con las bases partidarias del Gobierno, ratifica el estado de ilegalidad en que vive Venezuela. Esta situación, ya llevada ante la OEA, ha sufrido un giro con el anuncio de su retiro de este organismo, refugiándose en la CELAC, que aún puede controlar y buscando la legitimidad internacional, que ya ha perdido.

El Gobierno salvadoreño, que por los compromisos ideológicos y económicos contraídos con Venezuela ha accedido a servir de plataforma de sus pretensiones, y trae a su propio suelo la actual lucha venezolana, nos obliga a la siguiente pregunta: ¿Si el FMLN viese en peligro la pérdida de su poder, actuaría de la misma manera que el Gobierno venezolano? Luego de ver la gestión del Gobierno salvadoreño, contra la iniciativa privada, el interés de apropiarse de los fondos populares de las pensiones y las estructuras partidarias conformadas según el modelo bolivariano, parece que El Salvador podría convertirse en una Venezuela, si el presente Gobierno se derrumbase ante una crisis económica, como la que está creando ahora.

Por ahora en El Salvador la conciencia del peligro de un régimen dictatorial no está generalizada, a mediano plazo; existe solo en la clase intelectual que, dados los hechos actuales, prevé el futuro y conforma la oposición; esta se manifestará el 2 de mayo, en la cercanía al hotel, donde se celebrará en solidaridad con la causa del Gobierno venezolano la reunión de la CELAC.

Las conferencias en San Salvador, de la Dra. Tamara Sujú –activista venezolana de Derechos Humanos–, han sido muy aleccionadoras, sobre la situación que vive Venezuela y, el empeño de la Cancillería salvadoreña de apoyar al régimen dictatorial venezolano, han despertado también interés político en Venezuela, sobre todo cuando el FMLN ha sido bandera antimperialista, al modelo venezolano. Y es el modelo partidario del FMLN, por los miles de jóvenes que han sido preparados en Venezuela como activistas políticos.

El Salvador, aun sin pedir su retiro de la OEA, le ha dado la espalda al alinearse con el Gobierno venezolano y, sobre todo, al tomar una posición antimperialista y pro defensa de las tiranías de izquierda latinoamericanas, a despecho de la oposición democrática salvadoreña.

El hambre que sufre Venezuela y la represión a su población es el referente de nuestro Gobierno, pues ya habla también de salir a las calles a defenderse, siendo que el Gobierno es el único que no necesita de manifestaciones de calle para justificar sus acciones; sin embargo, lo hace, como amenaza para quienes sí solo pueden manifestarse en las calles para exigir sus derechos. Las amenazas contra la Sala de lo Constitucional, como único ente no controlado partidariamente por el FMLN, han sido constantes y ya pretende caer sobre sus opositores: espionaje, difamación en panfletos en contra de los líderes empresariales y sin mencionar las presiones veladas hacia sus empresas y medios de comunicación.
 

Lee también

Comentarios