Lo más visto

Más de Opinión

La Criminología Ambiental

Redondel Integración, carretera de Oro, blv. Luis Poma, carretera al Puerto de La Libertad, carretera Panamericana en el sector de Los Chorros, han sido en los últimos años sectores en donde se han llegado a tirar cuerpos o partes de personas asesinadas, y en algunos casos desmembrados, pero también privaciones de libertad y otros delitos, ¿qué se puede encontrar de factores comunes en estos sectores? Falta de alumbrado público, árboles y arbustos sin mantenimiento, ausencia de video vigilancia, ausencia de rondas de la PNC y los cuerpos de agentes municipales de cada uno de estos municipios, rutas de escape que conectan con otros municipios.

Enlace copiado
Ricardo Sosa

Ricardo Sosa

Enlace copiado

En las comunidades, barrios, colonias populosas, cantones, caseríos, encontramos falta y ausencia de servicios básicos asistenciales del Estado salvadoreño.

Este vacío y ausencia del Estado salvadoreño ha sido ocupado por el crimen organizado ya que la conducta criminal está influenciada por el ambiente inmediato en el que ocurre, afecta el comportamiento y el proceso de toma de decisiones del criminal. El crimen no se distribuye de manera aleatoria o desordenada, sino que se concentra en ambientes que por sus características facilitan la actividad criminal o su encubrimiento. La criminología ambiental estudia los sucesos criminales no desde el punto de vista del delincuente como sujeto individual que está fuera de un contexto, sino como resultado del encuentro entre un criminal motivado para cometer un delito que se rodea de objetivos delictivos potenciales en momentos específicos del espacio y del tiempo, propone explicaciones teóricas para su comprensión, y cuáles son esas condiciones que facilitan la actividad delictiva. Sus cuatro dimensiones son: una ley, un delincuente, un blanco y un lugar.

La Ciudad de Medellín, en Colombia, hace veinte años era considerada la Ciudad más peligrosa del mundo, sus cartas de presentación eran los asesinatos, narcotráfico, terrorismo, asaltos, pobreza. ¿Qué pasó en Medellín? En primer lugar hubo un liderazgo que decidió cambiar el rumbo de una Ciudad y un país, generando unidad entre diferentes sectores como el gobierno, la empresa privada, la sociedad civil, los académicos, las víctimas organizadas, y en esas acciones y decisiones estratégicas fue vital las líneas de actuación de la Criminología Ambiental; se le devolvió la dignidad a los ciudadanos por medio de la inclusión urbana y los servicios básicos a las familias, se sintieron valorados, pero también resolvieron aspectos de fondo en las comunidades como construirles gradas eléctricas en algunas comunidades, y lograron conectarlos y brindarles acceso. Cuando se tomó la decisión de invertir en las comunidades hubo transformación. Se atacó el origen y no solo los síntomas.

Por lo anterior me permito proponer al Estado salvadoreño:

1) Que se enfoquen las políticas en la prevención del delito mediante el diseño ambiental, que es un enfoque multidisciplinario para la disuasión criminal que siempre preceden a los actos delictivos.

2) Alterar el diseño físico de las comunidades en las que los habitantes viven, se reúnen e interactúan, con cambios en pequeña escala como lo es el uso estratégico de arbustos, vegetación, zonas verdes, solicitando apoyo a Casalco, Asia y otras gremiales que pueden asesorar y aportar muchas ideas técnicas. Y el acompañamiento de la Opamss y Comures para el diseño de políticas hacia permisos futuros. Este es parte del éxito de proyectos de colonias y residenciales privadas.

3) Comenzar con lo básico, tanto por el gobierno central y las alcaldías aplicando la Teoría de las ventanas rotas, corrigiendo el deterioro visible y abandono de las comunidades, ya que el crimen se siente atraído por las zonas abandonadas. Seguridad, limpieza, orden, iluminación los ejes de trabajo básicos para las 262 alcaldías del país.

Lee también

Comentarios