La Reforma del Sistema de Salud

Al hablar de Reforma del Sistema de Salud, se piensa en la metodología para llevar los servicios de salud a la población. Pero el método solo es una parte del todo que se debe considerar en este sistema. Los servicios de salud tienen diversos componentes: los prestadores del servicio, los receptores, la infraestructura, el servicio ofertado y sus complejidades, la segmentación territorial, la oportunidad y la equidad con que se brindan.
Enlace copiado
La Reforma del Sistema de Salud

La Reforma del Sistema de Salud

La Reforma del Sistema de Salud

La Reforma del Sistema de Salud

Enlace copiado
Ahora deseo analizar las actitudes de los prestadores de los servicios y no me refiero solo a mis honorables colegas sino a toda persona que, laborando en un servicio de salud, atiende y cumple una función socio-profesional de vital importancia.

Cada uno debiera atender con la cortesía mínima, viendo a las personas a la cara, saludando o respondiendo el saludo que reciben, orientando cuando se les requiere y guiando cuando se necesite, a aquellos por quienes tiene trabajo y pagan su sueldo: todos los salvadoreños que contribuimos al ISSS u otros segmentos o al erario público con el IVA u otros impuestos.

La queja cotidiana y cansina hasta hacerla sordina es el trato que reciben las personas que buscan alivio a una enfermedad o dolencia y que son recibidas con altanería, descortesía y casi desprecio por parte del personal que debiera atenderles. Y no se escapa ninguna de las jerarquías: el personal de portería, auxiliares de servicio, enfermería, técnicos o licenciados en laboratorio y servicios auxiliares como radiología, ultrasonografías, terapias, secretarias, médicos de las distintas especialidades, ministerios y dependencias relacionadas.

Se muestran como si estuviesen trabajando forzados, a desgano, sin el entusiasmo y la felicidad con la que laboran quienes están satisfechos con sus funciones y con el resultado de ellas. También hay algunas honrosas excepciones en cada nivel, que lo hacen humanamente y muy bien, lastimosamente son una minoría.

Es tan valiosa la calidez en el trato como satisfacer los pasos conducentes a la recuperación de la salud o prevenir su pérdida. Atender, explicar o dirigirse a las personas, pacientes o familiares y acompañantes para orientarlas con una sonrisa no nos resta tiempo, no nos amarga la existencia, no nos hace menos sabios o conocedores de una materia; pero nos humaniza, nos deja en el espíritu una sensación de bienestar, satisfacción y armonía con la humanidad, que no tienen precio.

Reforma de Salud no solo es modernizar, inaugurar hospitales, centros de atención, centrales de ambulancias, etcétera. Son necesarios pero quizás son tan urgentes como la humanización en la prestación de la atención en salud en todos los niveles incluyendo en algunos casos, en centros privados. Los otros elementos del sistema de salud seguramente se beneficiarían del cambio de actitud de todos los componentes prestadores del servicio y harían mejor la reforma propuesta. Si cada uno se responsabiliza de su cambio, el éxito está asegurado. Que las autoridades lideren estos cambios para bien de nuestros pacientes.

Tags:

  • reforma
  • sistema de salud
  • isss
  • cotizantes

Lee también

Comentarios

Newsletter