Lo más visto

Más de Opinión

La Sala de lo Constitucional, la joya de la corona

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La Asamblea que elegiremos el próximo 4 de marzo tiene muchas tareas importantes por delante, además de la legislación del día a día, elecciones de segundo grado, la más importante de todas, es posiblemente la que mayor incidencia puede tener en el futuro del país los próximos 9 años, la elección de la Sala de lo Constitucional. No hay nada tan claro y contundente en nuestra política. Seguramente la ciudadanía informada está de acuerdo, tanto los que agradecen el extraordinario papel de la sala que terminará con honores su labor en mejorar la institucionalidad del país, como sus enemigos del FMLN que por lo mismo trataron de anularla hasta el último día.

La Asamblea elige magistrados por mayoría calificada, lo cual hace prever un posible entrampamiento en la elección. De acuerdo con las encuestas y seguimientos sobre los posibles resultados, lo más probable, diputados más o diputados menos, los números no variarán tanto para alterar la correlación de fuerzas en forma dramática. Lo único que la cambiaría es que uno de los dos grandes sacara menos de 29 diputados, la llave para bloquear mayoría calificada. ARENA es muy improbable que esté en esa situación, pareciera que tendrá más diputados que en la elección pasada, 35 a 37 al menos. La incógnita por el descontento existente en las filas del FMLN es que este partido saque menos de 29 para hacerse indispensable para mayoría calificada. Analistas malpensados o pragmáticos creen que si esto se da, encontraría la forma de conseguir un par de votos entre los que siempre lo han acompañado en las votaciones complicadas.

Por el otro lado, ya que FEDAES eliminó el filtro de que los candidatos a magistrados no tengan vínculos con partidos políticos o el gobierno anterior, podrían resultar candidatos vinculados al FMLN. En ese caso, sin duda ARENA si tiene 29 diputados, lo que parece seguro, los vetaría.

La responsabilidad de elegir magistrados que cumplan con su deber en que reemplazo de lo mejor que hemos tenido en nuestra historia judicial es grande. En esta elección se decide el futuro del país, si los magistrados electos por la Asamblea son gente correcta deseosa de servir en su trabajo sin agenda partidaria, probablemente el país seguirá avanzando en consolidar su institucionalidad, indispensable para la democracia y el Estado de derecho. Si tuviéramos la mala fortuna que se cuelen magistrados alineados con el Frente, tendrían la consigna de deshacer lo que haya hecho la sala anterior y de facilitar lo que el FMLN tanto ha anunciado, querer hacerse del poder total de la manera que sea, lo cual puede incluir todo tipo de maniobras, incluyendo elecciones fraudulentas.

Este es el gran dilema en el que nos encontramos si se escoge a los buenos, el país progresa, si se escoge a los otros iríamos camino a Venezuela y sus ejemplos. De manera que la presión de la ciudadanía debe de ser en primera instancia en las asociaciones de abogados y a las instituciones que proponen magistrados y en segunda instancia decidiendo con su voto que el FMLN no llegue a veintinueve diputados.

El futuro de la democracia está en esta aritmética, la joya de la corona es lo que está en juego.

Lee también

Comentarios