Lo más visto

Más de Opinión

La Santa Cuaresma

Estamos en el periodo de la Santa Cuaresma, que inició el 1.º de marzo, Miércoles de Ceniza.
Enlace copiado
Enlace copiado
Nos preparamos para las solemnidades pascuales de Semana Santa y purificar nuestro corazón para renovarnos, para cambiar, para mejorar y vivir como pensamos, lo que en psicología se conoce como “Metanoia”, es decir, tener un cambio de mentalidad y corazón en camino al bien.

Son cuarenta días exactos hasta el Domingo de Ramos; pero la Iglesia católica la extiende hasta la misa de la cena de Jesús, en el Jueves Santo.

La Cuaresma no fue instituida por la Iglesia católica, sino por Dios, para renovar nuestra vida. En la actualidad y con el pasar del tiempo observamos notablemente un divorcio entre lo que se piensa y el accionar diario de la vida del ser humano.

San Pablo nos exhorta a que no nos amoldemos con el mundo, que no nos conformemos en este siglo y nos invita a vivir el evangelio en forma coherente, de tal manera que nuestra forma de ser para el bien de los demás la extendamos a la vida cotidiana. Aprovechemos este recorrido cuaresmal para que nuestra vida vaya de acuerdo con lo que creemos y defendemos; que testimoniemos nuestra fe, no de labios o palabras, sino con nuestra conducta diaria en buen servicio al prójimo.

Leíamos un artículo de San Juan Pablo II seriamente preocupado con la avalancha de cambios culturales y decía: “Urge restablecer el cuerpo Cristiano de la sociedad humana y esto solo se consigue con la presencia de testigos de la fe cristiana, que superen en ellos mismos la fractura entre el evangelio y la vida; recomponiendo en su vida familiar, en el trabajo y en la sociedad, esa unidad de vida que en el evangelio encontramos”.

Vivamos con una entrega íntima de Dios. Felicidades a todos y a todas.

[email protected]
 

Tags:

Lee también

Comentarios