Lo más visto

La Tregua: una mirada universitaria

Nos creen ignorantes... los representantes de partidos políticos que han ido a negociar votos con los pandilleros, y a pedirles opinión sobre planteamientos electorales; y los mediadores, tontos útiles de algunos funcionarios que buscaban notoriedad a costa de bajar los homicidios sobre la base de cualquier locura...
Enlace copiado
La Tregua: una mirada universitaria

La Tregua: una mirada universitaria

La Tregua: una mirada universitaria

La Tregua: una mirada universitaria

Enlace copiado


Es una verdadera vergüenza que hayan ido a negociar con pandilleros en la “oscuridad” y que todavía se atrevan a justificarse y a interpretar todo lo que oímos; los de ARENA y los del FMLN, y los que no sabemos aún... Fueron a negociar cuotas electoreras para ganar las elecciones a toda costa; porque nuestra democracia se reduce al voto y no a los valores democráticos. Son descarados, hipócritas, mentirosos y una escoria politiquera. Son, en efecto, el reflejo de la clase política, siempre mal evaluada, vividora y que se sirve de los ciudadanos. Por dignidad y respeto deberían renunciar; y son tan poco inteligentes que hasta los grabaron y no se dieron cuenta...

Los mediadores igual...; fueron utilizados y se dejaron utilizar –por omisión o comisión– para lograr una disminución de homicidios con fines políticos. Los muertos que nos ahorramos en la “Tregua” fueron cobrados y con creces después de este adefesio y ahí están las cifras: 3,942 homicidios en 2014 y 6,640 homicidios en 2015. Este grupo semioscuro de mediadores fue conformado por el sector más triste de la Iglesia; el sector más razonable, ético y evangélico de la Iglesia no participó; y otros sujetos semi-izquierda-derecha que buscaban la notoriedad que no lograron en 12 años del conflicto (y menos ahora...). Al final, este remedo de mediadores –les guste o no les guste– son parte de las fiestas de prostitutas de centros penales, del ingreso de ilícitos, y de otras excentricidades que no vale la pena comentar. Lo que sí lograron fue el descubrimiento de la “pseudo-institucionalidad” de las pandillas y sobre todo ubicarlos en un lugar de poder para negociar con el gobierno y luego con los partidos políticos; incluyendo el célebre episodio de involucrar a la Organización de Estados Americanos (OEA) en este lío doméstico.

No sabemos que fue peor: si la construcción de este mamarracho de política pública de seguridad, o la incompetencia e ingenuidad de los funcionarios que estuvieron al frente del aparato de seguridad desde la Tregua hasta nuestros días; lo que sí es cierto es que los pandilleros los utilizaron a su antojo, y lejos de solicitar mejores condiciones humanas u oportunidades de reinserción, pidieron sexo, comida, música, placer, ocio y se los dieron...

Ya agotado el descalabro –y hasta el símil revolucionario de comparar la guerrilla incipiente con los pandilleros, como sujetos que buscaban un cambio de paradigma frente a una sociedad desigual– comienza el reparto de palos, la limpieza social, el exterminio y la verdadera mano dura; a tal punto que la Procuraduría de Derechos Humanos tuvo que advertir...

Efectivamente las pandillas se han fortalecido gracias a un Estado expulsor; gracias a la migración y al debilitamiento histórico del tejido social (valoramos más las Remesas!!!); gracias a un sistema educativo ineficiente, que tolera una matrícula escandalosa en Parvularia y Educación Media (solo 4 de cada 10 niños terminan su proceso educativo); gracias a comunidades sin oportunidades y a empresarios egoístas (que pagan malos salarios, evaden impuestos e invierten si les conviene); y gracias a una clase política parásita acostumbrada a servirse del gobierno y a un sistema judicial corrupto.

Por más que hagan cárceles, que saquen a más policías y soldados a las calles y se inventen nuevas medidas extraordinarias represivas, la situación de violencia no va a cambiar, porque Ustedes –los que manejan el Estado– son parte del problema...

Tags:

  • fmln
  • arena
  • votos
  • pandilleros
  • elecciones

Lee también

Comentarios