Lo más visto

La actual Vicepresidencia de la República incomoda

El 4 de abril de 2016, un asistente de comunicaciones de la actual Vicepresidencia de la República de El Salvador respondió a un periodista que Óscar Ortiz habría pospuesto toda su agenda debido a la visita del presidente de Colombia, Juan Manual Santos, y por ello no daría declaraciones sobre su nexo comercial con Adán Salazar, quien ha sido señalado de ser un capo internacional por EUA. Recientemente, justo el 4 de abril de 2017, exactamente un año después de la respuesta de aquel asistente de la vicepresidencia, el señor Salazar, conocido como “Chepe Diablo”, fue capturado por las autoridades salvadoreñas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Poco más de dos semanas antes de aquel día en 2016, el vicepresidente respondió sobre su relación con “Chepe Diablo”: “¿Y qué tiene de ilegal eso pues?” La respuesta a esa pregunta la dio la Fiscalía al informar que “Desarrollos Montecristo”, propiedad del vicepresidente, es parte de la investigación por lavado de dinero contra “Chepe Diablo”. Actualmente el fiscal general de la República ha dejado claro que la investigación en curso sí se lleva de encuentro dicha empresa, la cual fue fundada en el año 2000.

Por otra parte podemos añadir la agenda que intenta establecer el actual partido de gobierno, cualquier oportunidad de desviar toda la atención de lo que podría ser una crisis monumental ante la institucionalidad del FMLN, la han aprovechado y lo marcan en su agenda. Por ejemplo el reciente debate del impago y las pensiones; la discusión es polarizante, en contra de los gobiernos de ARENA, y este último en contra de los gobiernos del FMLN. La típica discusión alejada de lo que los salvadoreños realmente necesitan, soluciones que vayan más allá de las banderas políticas.

Estamos en un momento crítico. Este debe ser un momento en donde los salvadoreños dejemos de darle prioridad a debates polarizantes, debates rojos y tricolores, y exijamos que nuestros funcionarios rindan las cuentas necesarias a toda la población bajo el respeto de la bandera de nuestra nación, la que sí importa. Basta de tanta corrupción, basta de esta prepotencia política, basta ya de ustedes, políticos mezquinos y corruptos.

Como ciudadano salvadoreño estoy asqueado de este panorama político que oscurece la realidad nacional; la actual Vicepresidencia de la República incomoda y no genera absolutamente ningún tipo de confianza, y esa misma desconfianza existe en la comunidad internacional, sumándole que las calificadoras de riesgo internacionales nos dieron una categoría de triple C, la peor que puede obtener un país.

También no podemos caer en la trampa del oportunismo político, porque muchos han entrado en un juego meramente electoral a raíz de esto. Sí, esta es la oferta electoral ante tanta inquietud y problemática en pleno 2017, la oferta gira en spots precampaña, en discursos mesiánicos, y cortinas de humo. Y para ser más conciso, esto no se trata del “primer paso” o del “buen vivir”.

Esta debe ser una oportunidad histórica en la cual todos los salvadoreños debemos abrir los ojos. Si es necesario salir a las calles, hagámoslo. Si es necesario protestar, hagámoslo. Si tenemos que exigir una renuncia, hagámoslo. No podemos permitir ni una más, simplemente, señores corruptos y oportunistas, tanto de izquierda y derecha, señor vicepresidente... no podemos soportarles más.

Ahora, es el momento de hacérselos ver.
 

Lee también

Comentarios