Lo más visto

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (I)

La guerra civil se instaló formalmente en El Salvador en 1981 con la “ofensiva final” y se prolongó hasta 1992 con la firma de la paz.
Enlace copiado
La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (I)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (I)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (I)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (I)

Enlace copiado
El 11 de noviembre de 1989 el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ejecutó la “ofensiva hasta el tope”. Para entonces caía el Muro de Berlín, en Nicaragua se debilitaba aceleradamente el sandinismo y en El Salvador la derecha política, representada por Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), derrotaba a la Democracia Cristiana con el candidato Alfredo Cristiani a la cabeza. El proyecto político de este último se concentraría principalmente en la búsqueda de la paz. En 2009, veinte años después de esa acción armada, el Frente accedió al Órgano Ejecutivo después de arrebatar en las urnas la Presidencia de la República a la derecha que gobernó durante dos décadas continuas.

El contexto de finales de los noventa empujó a los actores a negociar. El diálogo franco, con las Naciones Unidas como testigo, desembocó en el pacto político más relevante después de la declaración de la independencia patria en 1821. La firma que selló el fin del conflicto tuvo lugar en el emblemático Castillo de Chapultepec, en México, el 16 de enero de 1992.

Salvador Samayoa, negociador y firmante de los acuerdos por parte de la exguerrilla, dijo que a partir de entonces se presentó una “explosión de consensos” (Samayoa, 2002). Como resultado de ese acontecimiento histórico se renovó buena parte de la institucionalidad democrática del país. La Fuerza Armada se subordinó al poder civil, la autoridad electoral sufrió una profunda transformación, el mecanismo de elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia fue modificado y se constituyó la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos. Los protagonistas de la paz aceptaron a la democracia electoral como el mecanismo por excelencia para distribuir el poder político. Entre 1994 y 2015 se han celebrado 14 procesos electorales.

En 1984, durante una entrevista en El Salvador, Mario Vargas Llosa le preguntó a David Escobar Galindo, integrante de la comisión gubernamental que negoció los acuerdos, cuál, a su juicio, era el cambio más trascendental en esas elecciones. Escobar, con la genialidad que le caracteriza, se apresuró a contestar que ahora los salvadoreños “no sabrían quién vencería en las elecciones”, porque precisamente la incertidumbre de los resultados, que estuvo ausente en las décadas anteriores debido a los fraudes escandalosos, es uno de los principales requisitos de toda competencia electoral.

A partir de 1994 el FMLN inició un gradual ascenso al poder político, tanto en la Asamblea Legislativa como en los gobiernos locales, hasta conseguir la Presidencia de la República en las elecciones de 2009. Sin la alternancia la transición democrática que inició en 1992 se habría visto limitada. Esta fue una condición que consolidó los acuerdos de paz y cada vez, con mayor convicción, los partidos la reconocen como una característica estable de la política salvadoreña.

La polarización que afecta al país, heredada de la sociedad predemocrática, que ha perdurado en la etapa post acuerdos de paz y que impide transitar hacia una nueva sociedad, vaticinaba un traumático cambio de gobierno de una a otra corriente ideológica (PAPEP 2014). Sin embargo, tanto en 2009 como en 2014, los partidos aceptaron la voluntad popular sin mayores reparos y la asunción al poder de Mauricio Funes y de Salvador Sánchez Cerén, respectivamente, aconteció sin que el principal partido de oposición ni grupos fácticos boicotearan la legitimidad de ambos procesos electorales.

El artículo completo se encuentra en ReVista, Harvard Review of Latin America, Spring 2016

Tags:

  • fmln
  • arena
  • acuerdos de paz
  • polarizacion

Lee también

Comentarios