Lo más visto

Más de Opinión

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (II)

No obstante la estrechez de los resultados en las dos elecciones, de 2.56 % en 2009 y de apenas 0.20 % en 2014, la distancia más corta entre dos competidores en la historia contemporánea de los comicios en América Latina, la justicia electoral y constitucional fue suficiente para procesar las impugnaciones que se presentaron.
Enlace copiado
La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (II)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (II)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (II)

La alternancia y el FMLN. ¿El péndulo político en El Salvador? (II)

Enlace copiado


Las administraciones del FMLN exhiben luces y sombras además de retos y desafíos. Esas circunstancias han sido influenciadas por las características propias de cada uno de sus candidatos que luego se convirtieron en gobernantes.

Mauricio Funes Cartagena no es militante del FMLN ni lo era cuando fue postulado a la presidencia. Funes mantuvo una relación errática con el FMLN durante los cinco años de gestión. No estar vinculado orgánicamente al partido le otorgó al exmandatario un margen de maniobra para decidir, en función de la coyuntura política y electoral, el trato que daría a la élite del partido oficial. Aunque acontecieron momentos de tensión pública, el balance general indica que el expresidente contó con el apoyo del partido en la mayor parte de su gestión.

Salvador Sánchez Cerén es un líder histórico y fundador del Frente. Esa sola circunstancia es suficiente para explicar el firme compromiso que une al mandatario con la organización política de izquierda. Su estrecho vínculo se ha manifestado, por una parte, en muestras claras de apoyo por parte del liderazgo del FMLN y de su grupo parlamentario a las iniciativas de ley gubernamentales; y por otra, en acciones concretas del jefe de Estado para la consolidación del proyecto político del partido.

Una muestra de este último aspecto es la participación de varios exejecutivos de Alba Petróleos en los ministerios de Economía, Agricultura y Educación. La sociedad de economía mixta integrada por Petróleos de Venezuela (PDV Caribe) y ENEPASA, una asociación municipal compuesta por alcaldías del FMLN, recibió préstamos en condiciones blandas desde 2007. Un estudio de la Universidad de Salamanca reveló que la vinculación de Alba Petróleos con un partido político podría tener como consecuencia que sus programas sociales sean usados para fines de clientelismo político, es decir para obtener una ventaja electoral para el FMLN (Ferraro y Rastrollo, 2013). Un caso similar ocurrió en 2004 cuando Taiwán presuntamente financió la campaña del partido de derecha. La débil regulación del financiamiento político permite este tipo de irregularidades.

En general las distintas evaluaciones de los siete años y medio de gobierno efemelenista advierten una mejora en materia social. También identifican un esfuerzo sostenido por promover el diálogo a través de instancias como el Consejo Económico y Social, el Asocio para el Crecimiento y más recientemente el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, el Consejo Nacional de Educación y la Alianza por la Prosperidad. Por otra parte se reconoce la implementación del acceso a la información pública y se admite un mayor nivel de independencia de los órganos de control.

Sin embargo se discute la sostenibilidad financiera de los programas sociales y su carácter asistencialista. Los participantes en los espacios de diálogo resienten que ese ejercicio no ha desembocado en acciones concretas que dinamicen la economía y que resuelvan el problema de la inseguridad ciudadana. También se reprueban las trabas en materia de transparencia, el intento por manipular la elección de los comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública y además se condenan las amenazas por parte de la bancada del FMLN para derrocar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional.

El artículo completo se encuentra en ReVista, Harvard Review of Latin America, Spring 2016

Tags:

  • mauricio funes
  • sanchez ceren
  • fmln
  • alba petroleos
  • clientelismo

Lee también

Comentarios