Lo más visto

La auténtica liberación

Le rendimos incesante tributo a la intrascendente, dejando de lado los requerimientos de atención que nos dirige lo trascendental.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esa es, sin duda, la muestra de frivolidad más generalizada en nuestro tiempo. Cada vez más esclavos del consumismo, apenas reparamos en el imperativo de prestarle cuidado a lo que verdaderamente importa. Y lo que verdaderamente importa es la autorrealización, tanto de las personas individuales como de la sociedad en su conjunto. Las tendencias del presente inducen a creer a pie juntillas que sin prótesis oficiosas y otros auxilios asistenciales no es posible caminar. La experiencia histórica indica, por el contrario, que la fuerza de la voluntad bien orientada es el combustible del éxito, cualesquiera fueren las circunstancias que estén alrededor. Desde luego, hay que trabajar duro y en serio para crear oportunidades y generar apoyos dentro de la diversidad social, pero sin que eso signifique darle alas a la dependencia, que siempre acaba siendo malsana. No olvidemos nunca que lo trascendental nos sirve de hoja de ruta hacia lo sobrenatural, que es el escenario siguiente de nuestra existencia anunciada. De seguro la mayoría de nuestras angustias y nuestros desasosiegos provienen de ese apego malsano a la frivolidad que va y viene sin descanso por las distintas atmósferas del mundo actual. Liberémonos haciéndole honor al misterio gratificante que nos habita.

Lee también

Comentarios