Lo más visto

La caja de resonancia y el espejismo político

Enlace copiado
José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

José Miguel Fortín Magaña / Médico psiquiatra

Enlace copiado

¿En Psicosociología, qué es una caja de resonancia? Si lo queremos decir en palabras sencillas, esto significa que vivimos en una burbuja y creemos que afuera no hay nadie que opine diferente; si queremos ser más analíticos, diremos que se define como el fenómeno mediante el cual oímos repetir a quienes nos rodean tantas veces nuestros mismos conceptos, que terminamos descalificando y excluyendo a cualquiera que tenga alguna diferencia, creyendo al final que todos piensan exactamente igual que nosotros.

La situación es común, acaso necesaria individualmente, para subsistir en un mundo social; pero peligrosa si los institutos políticos la desconocen, porque entonces la tendrán frente a sus narices y no la sabrán detectar, cayendo en la trampa de pensar que todos opinan como ellos lo están haciendo; y cuando escuchen alguna voz diferente, aun cuando sea dentro de lo que ellos mismos consideran su grupo natural, lo tildarán inmediatamente de traición y rápidamente tratarán de excluirlo del conjunto principal. Esto traerá como consecuencia el fraccionamiento de la facción política y la crisis interior será aprovechada por enemigos externos mucho más peligrosos para la institucionalidad y para la República.

Un ejemplo frecuente lo proporciona el chat de la cotidiana aplicación telefónica de WhatsApp, en donde (pongamos un ejemplo llevado al ridículo, para evitar herir susceptibilidades) hubiera un grupo de amigos, que compartieran su afición por los pájaros rojos del Himalaya; y que todos los días escribieran y replicaran sobre cómo debería legislarse y castigarse a quienes ataquen a tan lindas avecitas; para que al final los miembros del dichoso chat terminen convencidos de que todos los buenos habitantes del planeta piensan como ellos; y que si alguien no lo hace, es porque es un desalmado, o un mal hombre. ¿Piensan que el ejemplo es exagerado? Los invito a entrar a una página de defensores de cualquier especie animal, o de cualquier causa humanitaria; pasen ahora, a la página de un partido político; entren a algún grupo de conversación telefónica en el que ya estén y véanlo con un espíritu crítico y analicen la “caja de resonancia”; y se darán cuenta de que la inmensa mayoría replican más o menos lo mismo y que al final, es fácil que todos crean que el sentir común de la población es ese.

Hace unos días, un joven amigo mío me comentaba que en un chat al que pertenecía hizo una crítica constructiva sobre determinado proceso interno del instituto político al que está adscrito el grupo de conversación, e inmediatamente fue llamado “al orden” por el administrador, aduciendo que esos comentarios no abonaban a la unión. Días después, mi amigo se atrevió a hacer otra observación que disgustó al mismo administrador del grupo y la respuesta fue su expulsión.

La discusión sana y la universalidad del pensamiento nos permite comprender que el mundo es amplio y que aun en un mismo espectro ideológico hay diferencias que hacen crecer a los partidos políticos; o por el contrario, de no tolerar el disenso ni la libertad; de mantenerse recluidos en las minúsculas cajas de resonancia sin percatarse de la amplitud del espacio exterior, esos partidos de hoy y los que se encuentren en formación pasarán de ser nuevas ideas a efímeros chispazos que brillaron un instante, para luego extinguirse en el arcano tenebroso del olvido.

Lee también

Comentarios