Lo más visto

Más de Opinión

La corrupción siempre sale a flote

Enlace copiado
Fidel López Eguizábal

Fidel López Eguizábal

Enlace copiado

Cuando el mar arroja a la orilla de la playa la basura, es porque no soporta tener podredumbre en su interior. Evo Morales fue descubierto, Nicolás Maduro huele a corrupción y sigue en el poder, pero tarde o temprano le llegará su final. Y, así, muchos expresidentes que hicieron fortuna fácilmente, pero luego fueron descubiertos.

Ejemplos sobre corrupción son variados, no se necesita tener cara de malo para saber que alguien está cometiendo yerros. El que lava dinero, el que evade impuestos deja una racha de problemas, en algún hospital o unidad de salud faltarán las medicinas; en una escuela faltará dinero para reparar el techo o comprar equipo pedagógico.

Los corruptos se disfrazan, tal cuello blanco, se ocultan y hacen acciones de caridad, hacen donaciones para que todos hablen bien de ellos. Son amigos de los empresarios, fundan oenegés con todos los estatutos listos para que todo el mundo diga "son buenas personas". Los narcotraficantes son santos para muchos; ya que construyen casas, escuelas, clínicas, con el dinero proveniente de sus negocios sucios. Muchas personas los apoyan. Lógico, recibieron ayuda de dinero mal habido.

Los ejemplos son variados, de todos colores y sabores. ¡Qué blasfemia más grande! cuando un pastor o sacerdote habla de los mandamientos y ellos mismos los incumplen. Casos de pedofilia, abortos clandestinos y negocios que surgen pregonando la palabra de Dios siempre se descubrirán.

Hemos observado videos en donde algunos políticos negociaron con pandillas, ¿se puede creer siempre en la clase política?, ¿se puede confiar en personas que pregonan la honestidad y no tienen ni una pizca? La corrupción siempre saldrá a flote, tarde o temprano el expresidente Mauricio Funes estará sentado en el banquillo de los acusados. Otro funcionario, Antonio Saca, creyó que nada le pasaría. El Salvador no puede seguir así; no puede seguir pariendo a corruptos.

Cuando alguien tiene la chequera del pueblo, a cualquier persona se le puede ocurrir agarrar un poquito, más si es un funcionario quien cree que el fuero le salvará. Sigilosamente toma los erarios del Estado, él cree que nadie se dará por enterado. Al final, siempre le descubrirán su corrupción.

Por eso, a cada persona que desea ser político o funcionario, se le debe indagar, debe presentar su finiquito, se debe investigar hasta a la familia. El corrupto "sabe hacerla", el que lava dinero le traspasa a sus familiares y amigos las propiedades: casas, ranchos de playa, vehículos, etcétera. El largo brazo de la justicia un día los alcanzará.

Es lamentable ejemplificar el estudiante que se graduó de una universidad y luego descubre que sus padres tenían una red de prostitución infantil (léase el caso de Karen y Barry Mason). La transparencia cuesta medirse, quizá, es más creíble el dinero que gana un obrero, quien se parte la espalda día a día y recibe el sueldo mínimo. Ese dinero no tiene pizca de "dinero maldito" como lo describió Alberto Masferrer.

Estamos entrando en una forma diferente de gobernar en El Salvador; sin embargo, se espera que la tan mencionada CICIES funcione y limpie toda la corrupción, desde el que roba un celular hasta los funcionarios de cuello blanco. Es encomiable que el sistema judicial mejore y que aplique la justicia sin mordidas.

Tags:

  • corrupción
  • cuello blanco
  • pandillas
  • finiquito
  • CICIES

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines