La coyuntura política de agosto

En este mes de agosto de 2012 hemos podido apreciar que en los dos sucesos políticos más importantes del mes se impuso el cálculo político y la negociación.
Enlace copiado
La coyuntura política de agosto

La coyuntura política de agosto

Enlace copiado
Me refiero tanto a la forma en que se superó el conflicto entre la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Asamblea Legislativa –que fue por medio de la negociación entre los partidos políticos con representación parlamentaria– como a la forma en que se decidió la candidatura presidencial del partido ARENA, que fue también sobre la base de una negociación, solamente que en este caso la negociación se dio en el seno del partido de derecha. <p>El conflicto entre los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional de la CSJ y la Asamblea Legislativa se resolvió por la capacidad de negociación entre los cuatro partidos que constituyen la mayoría parlamentaria (FMLN, GANA, CN y PES), por una parte, y ARENA más CD, por otra. Y por la exitosa mediación del presidente Mauricio Funes.</p><p>¿Quién ganó en esta coyuntura? Para unos, quien ganó fue el grupo de la mayoría parlamentaria, porque al final se mantuvo la nómina de magistrados electos en abril de 2012 y únicamente se sustituyó a un simpatizante del Frente por otro, como magistrado presidente. Para otros, ganó ARENA y los sectores de la derecha que lo acompañaron, porque se mantuvieron los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional de la CSJ.</p><p>Pero, en la práctica, todos los que cedieron ganaron. En general, ganamos los salvadoreños, en madurez política y capacidad de negociación. En particular, ganó en popularidad y en demostración de liderazgo nacional y capacidad de mediación imparcial el presidente Mauricio Funes. Y perdieron imagen y credibilidad los sectores gremiales empresariales y agrupamientos de derecha que asumieron una posición intransigente y fundamentalista. </p><p>Con relación a la designación de Norman Quijano como candidato a presidente por ARENA, esta fue tomada considerando al candidato que generará menos problemas internos. Es decir que, al igual que en el FMLN, se tomó una decisión más con base en los temores de una división interna, que pensando en un candidato que les amplíe los votos.</p><p>El discurso de Quijano el día de la presentación me pareció que iba dirigido más hacia los sectores que adversan su candidatura, que hacia el electorado. Atacar las últimas dos administraciones por populistas, criticar los subsidios y los proyectos sociales fue tan desafortunado que tuvo que rectificar al siguiente día. Pareció más preocupado por distanciarse de Tony Saca, que por presentar su propio perfil de proyecto de gobierno.</p><p>Y a propósito de Tony Saca, por la forma en que se han definido las dos principales candidaturas presidenciales, nos queda la sensación de que existe un vacío político electoral que él bien podría llenar. </p><p>Y cubrir la necesidad de una tercera propuesta política que genere esperanza, expectativas y entusiasmo político, tanto en las capas medias como en los sectores electoralmente indecisos. </p><p>Pero también coincidimos con el presidente Funes en sus declaraciones a LPG del domingo 26 de agosto, en las que dijo que, para evitar la polarización, sería sano políticamente que surgieran una o dos candidaturas más.</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter