Lo más visto

Más de Opinión

La cruda realidad

Hace más de 30 años se presentó por primera vez en esta primera mitad de siglo la situación que ahora abiertamente y a grandes voces hace el presidente norteamericano, Donald Trump, para expulsar ciudadanos de otros países que posean antecedentes con la ley, como “vía cantada”, lo cual se ha venido haciendo y en mayor cantidad en la administración anterior del Sr. Obama; en aquella ocasión que al principio menciono, un conocido experiodista y caricaturista salvadoreño, que trabajaba para un periódico cubano en la ciudad de San Francisco, entre pláticas me comentó que en su fuente de información en la Policía de esa ciudad se enteró que ahí se encontraban alrededor de 5,000 salvadoreños detenidos por diferentes violaciones legales, especialmente criminales, y en Los Ángeles dicha cantidad sobrepasaba los 7,000 salvadoreños, por lo que serían deportados en la medida que fuesen cumpliendo sus condenas.
Enlace copiado
La cruda realidad

La cruda realidad

La cruda realidad

La cruda realidad

Enlace copiado
A mi regreso comenté públicamente por este mismo medio el peligro que constituía esa medida, especialmente si se unían a los apenas unos 5,000 descarriados que aquí existían, por lo que hacía notar la necesidad de prepararnos y programar qué hacer con ellos en su momento por los gobernantes en turno, no se hizo nada y solo una ONG de origen norteamericano respondió organizando un programa de bienvenidos a casa y preparó una encuesta realizada al momento de llegada de cada grupo, para conocer dónde sería su domicilio, qué tipo de actividad productiva había aprendido en su estadía, si hablaba el inglés, qué trabajo le gustaría realizar en el país y otras más, lo que permitió establecer cursos de oficios, formación de microempresas, cómo administrar un pequeño negocio, lo cual se llevó a cabo durante varios meses, buscándoles trabajo donde necesitaban personal bilingüe e impartiendo diferentes cursos para los que habían decidido por un programa de oficios; al retirarse la ONG, se sugirió al gobierno darle continuidad, pero tampoco se consideró la propuesta y el resultado es el incremento a 70,000 mareros, según cifras oficiales al año recién pasado, hasta con “diplomados” en asesinar, desmembrar a los cadáveres, jugar al fútbol con sus cabezas, repartir los miembros por doquier, incendiar autobuses con pasajeros dentro de él y tantas atrocidades más, sin que las víctimas puedan defenderse, a mansalva, cobardemente, por eso estamos como estamos.

Nuestros gobernantes no escuchan a los ciudadanos que no son políticos y que solo desean contribuir con sus conocimientos, experiencia o inquietudes para evitar errores o corregirlos, pues se consideran “sabelotodo” o sencillamente por ser los que tienen el mando, nadie más debe intervenir en las cosas del Estado, pero aún peor, no se dice completa la verdad, para el caso todo mundo sabe que las famosas pandillas apoderadas de determinados territorios imponen sus órdenes, no transitar a partir de una determinada hora de la noche, no permitir el ingreso de persona de un sector de pandilla contraria, incluso a trabajadores de servicio del mismo gobierno, paralizar el transporte público, exigir el pago de “renta” a quien ellos quieran, empresas pequeñas o grandes, a familias, a políticos para hacer sus campañas, etcétera, se dice que el número de asesinatos ha disminuido, eso debido a que más personas y empresarios cumplen con la extorsión, y solo quitan la vida a los que no cumplen sus órdenes, que es el menor número.

Ahora con voz alta el nuevo mandatario estadounidense es claro y decidido a la expulsión de los delincuentes extranjeros, reitero que el gobierno debe planificar las medidas que tomará para con la masiva llegada de nuevos mareros y resguardar la seguridad de la población.

Tags:

  • donald trump
  • deportaciones
  • los angeles
  • pandilleros

Lee también

Comentarios