Lo más visto

Más de Opinión

La cuerda se rompe por lo más delgado

Enlace copiado
Enlace copiado
<p>La idea del presidente Funes de cesar 6 mil plazas de empleados públicos jubilados que todavía trabajan en el gobierno no es tan descabellada; se cree que así se pueden ahorrar unos 17 millones de dólares. Pero la medida si es aprobada por la Asamblea Legislativa debe tomarse de arriba para abajo, porque ciertamente, en el gobierno existe personal ya jubilado que sigue trabajando y esto quita oportunidad a los jóvenes de poderse incorporar en las instituciones del Estado. La falta de oportunidad de trabajo deja una frustración en el joven; de ahí el fenómeno del incremento de ventas en las calles. Otros buscan unirse a la delincuencia, por falta de posibilidad de trabajo. Señor presidente: aplaudo la idea, pero creo que debe comenzar por casa; en la Asamblea Legislativa, en la Corte Suprema de Justicia, entre otras instituciones, están llenas de gente que ya dieron su vida útil y podrían ser solidarios, con aquellos que están esperando una oportunidad. Pero, insisto, creo que sería más efectivo hacerlo desde arriba, porque los sueldos son más “jugosos” y se estarían captando más ingresos para los objetivos que se han trazado como gobierno, que sacrificar a aquellos que devengan un salario mínimo y que su pensión no supera los doscientos diez dólares.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios