Lo más visto

Más de Opinión

La cultura del riesgo: Daniel, Francisco y Carlos

La brecha entre la zona de confort y la incertidumbre es compleja...; tomar decisiones para dar saltos de calidad, cambiar o cumplir sueños es una cuestión de “riesgos”.
Enlace copiado
La cultura del riesgo: Daniel, Francisco y Carlos

La cultura del riesgo: Daniel, Francisco y Carlos

La cultura del riesgo: Daniel, Francisco y Carlos

La cultura del riesgo: Daniel, Francisco y Carlos

Enlace copiado
 Es, efectivamente, la cultura del riesgo la que define muy bien los patrones de la evolución de las personas, organizaciones o naciones. Mark Douglasy Aaron Wildavsky, en el libro “Risk and Culture: An Essay on the Selection of Technological and Environmental Dangers” (1983) definieron la “Teoría Cultural del Riesgo” como un factor de valoración y conductas vinculadas al contexto sociocultural; tradicional y matemáticamente el valor que se le da al riesgo se cuantifica en la pérdida de valor o rentabilidad de una decisión... pero al final la dimensión del riesgo es personal o subjetiva.

Traigo a colación estas teorías para dar contexto al discurso que pronunciara Carlos Calleja –presidente de la Fundación Calleja y vicepresidente de Grupo Calleja– en el marco de un reconocimiento entregado por el Banco Industrial.

Don Daniel –su abuelo– fue el primero en tomar riesgos, dejando su natal Logroño, en España, para buscar nuevas oportunidades en América, concretamente en El Salvador; comenzó a trabajar como carnicero en una pequeña tienda en la 9.ª avenida sur de San Salvador. Más tarde Francisco –hijo de Daniel y padre de Carlos– toma el segundo riesgo familiar: adquirir un crédito para comprar aquella tienda donde trabajaba su padre, y así en los años sesenta redefine aquel proyecto y crea un supermercado conocido como Súper Selectos; vinieron los años de la guerra civil, y siguió arriesgándose, entre asesinatos, secuestros, ataques, y en medio de las crisis logró consolidar un proyecto empresarial nacional fuerte y con carácter pese a los embates de la globalidad; en la actualidad Carlos, quien conoció el negocio trabajando de niño y joven en todas las áreas, y tuvo mejores oportunidades de estudio en el exterior, regresó para tomar el tercer riesgo familiar: Creer en el país y crear la Fundación Calleja para impulsar los programas “Todos son nuestros niños” y “Cultivando Oportunidades”; se trata de una nueva apuesta de orientar la visión de la empresa hacia un modelo de Responsabilidad social educativa y productiva.

Tres generaciones, tres grandes riesgos: 1) dejar tu patria; 2) trabajar a pesar de la adversidad; y 3) orientar el negocio hacia el modelo de crecimiento compartido y con buena reputación (de la filantropía y la inversión hacia la alianza social).

No conozco muy bien a la familia Calleja, solo he compartido algunas horas de conversaciones con Carlos; intuyo que es una persona capaz, inteligente y sensible, tres características combinadas que resultan exóticas y atípicas en la sociedad contemporánea.

Carlos puede y debe representar el nuevo liderazgo empresarial para el diálogo, los consensos y acuerdos de largo plazo que necesita el país. No es un yihadista o fanático neoliberal, sabe que el futuro del país está en la educación y trabaja en ello. Creo que tampoco está ideologizado, su teoría tiene una lógica impecable (tomado de su discurso): a) cree que la gente necesita oportunidades; b) se debe hacer negocios con visión social; c) la educación es una multiplicadora de progreso; d) la base de la pirámide social es fundamental para el progreso; e) hay que apostarle a la gente; f) la educación es clave; g) hay que ayudar a desencadenar el potencial de los niños y niñas; h) todos los padres quieren una mejor vida para sus hijos, el camino está en unir esfuerzos y el futuro del país está en el sueño de los niños.

Finalmente Carlos concluyó: Necesitamos una visión de país (...); hay que entender que nuestra gente es el capital más valioso (...).

Tags:

  • cultura de riesgo
  • fundacion calleja
  • oportunidades
  • crecimiento

Lee también

Comentarios