Lo más visto

Más de Opinión

“La dama protesta demasiado, me parece”

A medida que la Fiscalía ha ido destapando más y más casos de presunta corrupción, han ido apareciendo varias reinas Gertrudis entre la política salvadoreña.
Enlace copiado
“La dama protesta demasiado, me parece”

“La dama protesta demasiado, me parece”

“La dama protesta demasiado, me parece”

“La dama protesta demasiado, me parece”

Enlace copiado
“La dama protesta demasiado, me parece”, reza una línea de Gertrudis en la obra “Hamlet”, escrita por William Shakespeare, y nos muestra que cuando una persona insiste demasiado en una “verdad” es porque muy probablemente la verdad sea todo lo contrario.

Ahora varios personajes de la izquierda salvadoreña han surgido con posturas demasiado curiosas frente a lo que ellos aseguran que es su “verdad”. Verdad que moldean a su conveniencia. ¿Nos acordamos de cómo era la actitud del FMLN en el caso Flores? Ahí no existía la presunción de inocencia, el trabajo de la Fiscalía era impecable y era prueba fehaciente de que en El Salvador no necesitábamos ninguno de esos inventos que nuestros vecinos los chapines andan armando. ¿CICIES? ¡Si nuestras instituciones funcionan de maravilla!

Adelantémonos unos meses. Los mismos que aseguraban instituciones públicas sólidas ahora ven intenciones escondidas en el actuar de la Fiscalía. Cuando el objetivo es atacar a ARENA, el caso de Tony Saca es el segundo expresidente arenero en ser procesado por corrupción. Cuando la intención es cuestionar y desprestigiar a la Fiscalía, dicen que están persiguiendo a los “enemigos de ARENA”. Quizá porque ya van sintiendo molestias, algo que les pesa más de lo normal y que les está pateando la cola. ¿Por qué no denunciaron esto cuando llegaron a Casa Presidencial en 2009?

Es curioso que el FMLN no ha sido ni consistente ni firme en sus posturas. Parece que pesa más la ambigüedad que el deseo de que la Fiscalía haga bien su trabajo y de que tenga a su disposición los recursos necesarios para llevar a cabo sus investigaciones. La investigación de enriquecimiento ilícito de un expresidente y de sus funcionarios no es poca cosa. Es algo tan serio que uno ya salió del país a esconderse.

Ante esta ola de cambios de discurso a conveniencia de cada quien (ARENA tampoco está libre de pecado), es importantísimo que la Fiscalía actúe cuidadosamente. Por cada paso que dé, por cada comunicado, por cada conferencia de prensa va a ser cuestionada por quienes se sienten en peligro de ser investigados. Es vital que se respete el debido proceso para que las investigaciones se lleven a cabo de tal forma que a la población no le quede duda de la inocencia o culpabilidad de los acusados.

¿Qué podemos hacer como sociedad? Estar muy atentos. No solamente a las investigaciones y cómo se van desarrollando, sino también a las reacciones. Especialmente a las reacciones desproporcionadas de políticos que se proyectan como superhéroes, infalibles e inmaculados. Los que más gritan son probablemente los que más tienen que temer. No nos extrañemos de que tengan motivos para desprestigiar a la Fiscalía a como dé lugar.

Si nos fijamos bien, vamos a encontrar estos personajes en ambos partidos mayoritarios. Y es que la corrupción no conoce de derechas e izquierdas. Se persigue al corrupto sin importar con cuál ideología política simpatice. El destape de estos casos debería ser aplaudido y respaldado por todos, sin excepción. Que el caso Saca y otros más sirvan como disuasivo para que gente con pretensiones de lucrarse con dinero del Estado sepa lo que le espera, y que sirvan de esperanza a la población de que la corrupción será castigada. Gertrudis está nerviosa.

Lee también

Comentarios