Lo más visto

Más de Opinión

La deuda de Grecia y de El Salvador. Diferencias y lecciones

El Salvador está solo y su caída no afectaría a ningún poder relevante. Evitar que caigamos en el precipicio dependerá de la integralidad y coherencia de la estrategia y políticas del Gobierno, y de su pronta y eficiente ejecución.
Enlace copiado
La deuda de Grecia y de El Salvador. Diferencias y lecciones

La deuda de Grecia y de El Salvador. Diferencias y lecciones

La deuda de Grecia y de El Salvador. Diferencias y lecciones

La deuda de Grecia y de El Salvador. Diferencias y lecciones

Enlace copiado
Ninguno tiene moneda propia, pero Grecia pertenece a la Unión Europea con el euro de moneda común, mientras El Salvador no pertenece a ninguna Unión y es el único dolarizado de los integrantes del mercado común centroamericano. La deuda pública de Grecia en 2014 de 317 mil millones de euros es el 177 % de su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la de El Salvador de 15.7 mil millones de dólares acaba de superar el 60 % del PIB. Pero con vencimientos de la deuda de pensiones de 8.9 mil millones de dólares adicionales en la próxima década, la deuda pública total se aproximará al 100 % del PIB al concluir 2015.

La insostenibilidad de ambas deudas tiene como origen último el vivir por encima de sus ingresos demasiado tiempo, y en las limitaciones y obstáculos para atraer inversión privada, ejecutar eficientemente la inversión pública, y crecer. En El Salvador de 2005 a 2014 el consumo superó a la producción entre 2 y 7.6 %, mientras el déficit fiscal promedio superó el 4 % del PIB en los últimos 6 años financiado con una deuda pública que supera el 60 % del PIB.

El año 2014 concluyó con un PIB per cápita real solo 17.1 % mayor al de 2002, equivalente al de 1978. En la última década y media, su crecimiento promedió 1.2 % anual. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, afirmó que el crecimiento del PIB en El Salvador “ha sido lento en los últimos 15 años debido a las debilidades estructurales, y el débil entorno internacional desde la crisis global de 2008-2009 ha exacerbado el problema”.* El bajo crecimiento del PIB es el resultado de los bajos niveles de inversión pública y privada con promedios del 2.9 y 13 % del PIB, respectivamente, desde 1992 hasta 2014, y aun menores desde 2009 en inversión privada y desde 2004 en inversión pública.

Las dimensiones de la deuda griega, su pertenencia a la Unión Europea y las consecuencias políticas y geopolíticas de varios defaults, de la crisis humanitaria y la salida del euro que le seguirían, ejercen enormes presiones de los bancos, de los gobiernos europeos y del gobierno estadounidense a la Troika (Unión Europea, Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) para rescatar a Grecia del abismo.

Pero El Salvador está solo y su caída no afectaría a ningún poder relevante. Evitar caer en el precipicio dependerá de la integralidad y la coherencia de la estrategia y políticas del Gobierno, y de su pronta y eficiente ejecución, de los consensos y apoyos nacionales, y de los respaldos internacionales, particularmente de Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional.

La integralidad de la estrategia conlleva: 1. una visión y estrategia de crecimiento de mediano y largo plazo, a partir de atracción de inversión privada sostenida en sectores de más alta productividad y competitividad, y de ejecución eficiente de la inversión pública; 2. contención del gasto público superfluo con focalización rigurosa de subsidios a grupos poblacionales vulnerables; 3. reforma integral de pensiones; 4. reforma fiscal integral de ejecución gradual que no desestimule la demanda y la inversión privada para el crecimiento; 5. priorizar la creación de un clima de confianza y certidumbre, fortaleciendo la institucionalidad, promoviendo el diálogo, la concertación y la unidad nacional; 6. reestructuración/refinanciamiento a mayores plazos de todas aquellas deudas donde sea posible; 7. diseño, acuerdos e inicio de ejecución antes de concluir 2015.

Grecia postergó demasiado tiempo enfrentar la crisis de su deuda con la complicidad de sus acreedores. El Salvador todavía está a tiempo de hacerlo. La bomba de la deuda de Grecia tiene demasiados costos para grandes poderes, la de El Salvador no tiene ninguna. Ellos pueden darse el lujo de acusar a otros de responsabilidades propias y/o compartidas.

Nosotros no. No le echemos la culpa a nadie, asumamos nuestras responsabilidades y actuemos hoy y mañana, porque pasado mañana sería demasiado costoso y –tal vez– demasiado tarde.

________________

* La Página, “FMI prevé crecimiento de economía en 2014 y 2015”. San Salvador, 30 de octubre de 2014.

Tags:

  • grecia
  • union europea
  • euro
  • deuda
  • pensiones

Lee también

Comentarios