Lo más visto

Más de Opinión

La educación: ni urgente, ni importante...

Cuando hablamos de lo “urgente” nos referimos a una cualidad asociada al factor tiempo...; cuando hacemos alusión a lo “importante” la referencia son las consecuencias.
Enlace copiado
La educación: ni urgente, ni importante...

La educación: ni urgente, ni importante...

La educación: ni urgente, ni importante...

La educación: ni urgente, ni importante...

Enlace copiado
En este contexto, urgencia e importancia son atributos que debemos valorar a la hora de decidir; ambos, o uno de ellos, en determinado momento pueden ser cruciales. Urgencia, supone una ecuación entre el tiempo de ejecutar y el período que resta para ver los resultados; la importancia es más subjetiva, depende de las prioridades.

El día 13 de octubre LA PRENSA GRÁFICA publicó un gráfico sobre la deserción escolar valorando la cohorte de bachilleres 2016 que realizaban la PAES. Estos jóvenes ingresaron al sistema educativo en 2006, fueron aproximadamente 217,202 estudiantes, al final se convocaron a PAES 85,396 estudiantes (6.9 %, 5,869 estudiantes de esta convocatoria no asistieron a la PAES); en este trayecto de tiempo perdimos 131,806 estudiantes, 60.6 %. No sabemos al final cuántos en realidad se graduarán (seguramente menos)... De este saldo, 4 de cada 10, solo ingresarán a la universidad 2; uno de ellos se graduará en un tiempo razonable que dure la carrera, otro se tardará entre 7 y 10 años. El resto: a) migrará a Estados Unidos; b) ingresará a las pandillas; c) será asesinado; d) tendrá un trabajo con pocas oportunidades, entre otras posibilidades. A lo anterior le sumamos las preocupaciones sobre la reducción o no progresividad del presupuesto educativo y los resultados históricos de la PAES.

Cuando escribo esto pienso como padre, como maestro y como investigador, y me pregunto: ¿Es en El Salvador la educación algo importante y urgente?, ¿tenemos prioridades?, ¿consideramos el impacto futuro de las decisiones que tomamos hoy?, ¿se asocia o correlacionan los estadísticos educativos con los fenómenos sociales y económicos que vivimos?

Por el momento la evidencia presupuestaria, las políticas públicas y las conductas de los actores políticos me llevan a concluir que la educación no es algo urgente ni importante, y que puede esperar...

Las decisiones que se toman hoy en el sistema educativo generalmente impactan en el largo plazo; por ejemplo, la posibilidad de incrementar 11 grados de escolaridad en toda la población seguramente afectará positivamente en los niveles salariales percibidos, ya que cada grado de escolaridad supone un incremento de 10 % (E. Velez); de igual modo podemos suponer que una población más educada comete menos delitos y se enferma menos, disminuyendo el gasto en salud y en seguridad; la ecuación es simple y eficaz. Si nos importa una educación de calidad y es un tema urgente para el futuro tenemos que invertir más y tomar decisiones estratégicas, sobre todo de largo plazo.

Siguiendo el análisis de los cuadrantes de Stephen Covey: si algo es urgente e importante hay que solucionarlo cuanto antes; si es urgente y no importante se puede delegar; si no es urgente e importante se puede retrasar; y si no es urgente y tampoco importante puede esperar. Las crisis, los problemas estructurales del país y la educación deben ser urgentes e importantes. Al menos así se maneja a nivel doméstico.

Finalmente, debemos cuidar que la urgencia de la cotidianidad no nos afecte en discernir lo importante –¿ver el bosque o los árboles?–; en efecto el cortoplacismo gubernamental es el peor enemigo, necesitamos visión de largo plazo y políticas de Estado, lo que a su vez demanda una mirada creativa e imaginativa de futuro.

Educación es muy importante para cualquier país, pero además, muy urgente para El Salvador, no nos podemos dar el lujo de “jugar a los dados electorales” con el futuro de nuestros niños; se merecen una buena escuela y buenos docentes, y esto supone un presupuesto coherente y políticas eficientes.

Tags:

  • desercion
  • estudiantes
  • paes
  • migracion
  • pandillas

Lee también

Comentarios