Lo más visto

Más de Opinión

La elección de los magistrados de la Sala

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

En nuestro país los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, en este caso los de lo constitucional, son electos por la mayoría calificada, a las propuestas de candidatos presentadas por las asociaciones de abogados acreditadas, tradicionalmente la elección de candidatos en las asociaciones, más que por mérito se ha definido por compadrazgo, influencias o cabildeo, no ha sido por el estilo de profundo análisis de la capacidades e integridad de los jueces, de su conocimiento sobre la Constitución, y una revisión de los fallos que han dado a través de su vida, lo que evidencia, la idoneidad o a falta de ella, de los candidatos.

Dado el histórico momento, hay mucha presión de la sociedad civil y de los nuevos frentes de luchan porque el sistema de justicia sea mejor en El Salvador al nombramiento de candidatos a magistrados, al TSJ y al Legislativo. La mayor objeción ha sido la cercanía militancia o afinidad a un partido político por las circunstancias históricas que nos rodean.

Esta elección es diferente de todas las previas que se arreglaron por acuerdos partidarios o por el poder dominante, pues hay una exigencia de fortalecimiento de las instituciones, a partir del extraordinario papel de los 4 magistrados de la Sala de lo Constitucional, los 4 magníficos como los conoce la población, sobrenombre creado por Salvador Samayoa, en un excelente artículo de años atrás, ellos subieron la barra del estándar que deben tener los magistrados, llenar sus zapatos será difícil, pero apartarse de la correcta aplicación de la justicia en sus fallos sobre inconstitucionalidad no será fácil, pues estarán siendo observados de cerca por una ciudadanía acuciosa y que le presta una gran importancia a este tema.

El proceso de elección en la Asamblea dista mucho de ser el ideal, los diputados conocen muy superficialmente sobre los candidatos, no todos los diputados conocen del tema. Un ejemplo que me gusta es el de Estados Unidos, donde el presidente de la república propone y los congresistas eligen, pasando el sometimiento de audiencias públicas, muchas televisadas que pueden durar varios días, en las que los senadores preguntan sus posiciones sobre temas importantes para la sociedad, como el aborto, la declaración de guerra los derechos de las minorías, temas de corrupción, la pena capital, la intervención del Estado, y una serie de preguntas de fondo que definen el perfil y la ideología del candidato, con bastante exposición pública.

A diferencia de nuestra legislación la elección de los 9 de la Corte Suprema de Justicia es vitalicia aunque pueden retirarse en el camino por la edad o enfermedad en cuyo caso se elige un sucesor, pero los senadores y la sociedad tienen claro que el pensamiento jurídico del magistrado o de los magistrados que hagan mayoría, que es mayoría simple, influenciarán al rumbo del país en los próximos años. Un magistrado conservador inclinará la balanza por muchos años, uno liberal lo que sería la izquierda en EUA inclinará a la balanza para ese lado igual. Aquí con los 4 magníficos no ha sido el caso de liberales y conservadores, ellos impartieron justicia, perjudicando intereses de izquierda y derecha igualmente en los que sentaron cátedra en su imparcialidad en su conocimiento de la Constitución y de su incorruptibilidad y a pesar de que el FMLN los quiso destituir de todas formas, el apoyo ciudadano siempre estuvo y tuvieron que retroceder.

¡¡Háganlo bien, diputados!!

Lee también

Comentarios