La escuela, ¿el segundo hogar? (y II)

Para mejorar los niveles de educación de El Salvador deberían de existir planes de oportunidades para todos desde los primeros años de vida.
Enlace copiado
Enlace copiado
¡Cuántas mentes brillantes se dejan a un lado, cuántos profesionales se dejan de formar, cuántos inventos no serán descubiertos! ¿Cuándo mejorará un país que no prepara a sus jóvenes? ¿Cuándo habrá oportunidades de trabajo que no sea solo en las maquilas? No es un plan de acción solamente donar útiles y uniformes. Eso no es invertir en la educación, es querer tapar el sol con un dedo.

Bien por los que pueden pagar un buen colegio y pagar transporte, pero qué doloroso para los que no pueden dar esos lujos a sus hijos. Si instituciones privadas se pueden unir para cambiar juguetes por sonrisas, nuestros gobernantes pueden unirse y cambiar pobreza por educación para garantizar sonrisas a largo plazo, de las nuevas y futuras generaciones. La educación es un compromiso de nación, es una inversión inteligente. Por humanidad, señores políticos, ya no discutan; encuentren soluciones; es tiempo de hacer; sean verdaderos protagonistas del cambio. Escribo esto confiando en Dios en que alguien pueda hacer algo al respecto y que los señores políticos escuchen.

[email protected]

Tags:

  • oportunidades
  • educacion
  • inversion inteligente

Lee también

Comentarios