Loading...

La eterna válvula de escape

La gente continúa sin ser una prioridad para los nuevos gobernantes centroamericanos.

Enlace copiado
Héctor Pacheco - Especialista en políticas públicas comparadas y diálogo democrático

Héctor Pacheco - Especialista en políticas públicas comparadas y diálogo democrático

Enlace copiado

Centroamérica sigue expulsando gente. A pesar de los bruscos cambios de timón en la política de la región, siguen sin existir políticas públicas, estrategias nacionales o, al menos, programas que permitan no solo detener las caravanas de migrantes que avanzan hacia México y Estados Unidos, sino que no hay ni siquiera claridad de cómo dar una vida digna a los centroamericanos en sus propios países.

Si bien las causas de la migración y del desplazamiento siguen siendo un secreto a voces, estas parecen mantenerse, independientemente del gobierno de turno. La pobreza, la discriminación, la exclusión, la violencia y la inseguridad que se vive en los países de Centroamérica continúan siendo males ignorados. Quizás el envío de remesas, que en muchos casos sostienen las economías familiares –y nacionales– de Centroamérica, sea la respuesta más obvia ante esta situación. La migración continúa siendo un mal necesario.

Sin embargo, esa eterna válvula de escape que mantiene a flote a los países centroamericanos es cada vez más estrecha. Las políticas migratorias de Estados Unidos y México han sido más agresivas durante los últimos años, ocasionando oleadas de personas retornadas, sobre todo de aquellas que logran llegar a un país de destino o al menos sobrevivir su camino hacia el norte.

Pero aun para los retornados la situación sigue siendo crítica. De acuerdo con la investigación "Conocimiento y Evidencia para la Reintegración Económica-Laboral de Migrantes Retornados en los Países del Norte de Centroamérica", de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, en inglés), una de cada tres personas retornadas estaría dispuesta a intentar migrar de nuevo. La salida de emergencia sigue siendo la misma y es la misma gente que busca su propia salida, aun a costa del riesgo a sus vidas, y del desarraigo con su familia y su territorio.

Dar respuesta a esta crisis continúa siendo una responsabilidad a la que los Estados de la región no responden. El estudio de PADF expone que los hombres migrantes retornados afirman que tomaron el riesgo de moverse en búsqueda de empleo, mientras que las mujeres lo hicieron para huir de la violencia. Problemas estructurales a los que se reacciona de emergencia y sin pensarlo demasiado.

Pensar en soluciones integrales no solo conlleva atacar las causas de la migración, sino pensar en opciones para aquellas personas que son retornadas y evitar que caigan nuevamente en las condiciones de vida que le hizo salir de su país. Esta podría ser la clave para aprovechar las condiciones en las que retornan los migrantes centroamericanos. El estudio de PADF da algunas luces al respecto, como que seis de cada diez personas trabajaban en el país donde migraron antes de retornar a Centroamérica, por lo que sus oportunidades para la reinserción económica son mucho mayores.

Asimismo, el estudio revela que las soluciones deben venir del mismo territorio del que fueron expulsados. La articulación comunitaria, la oferta de empleos en el municipio de procedencia y poder vivir libre de inseguridad y violencia son las condiciones que volverían atractivo el quedarse en Centroamérica.

En este sentido, resolver los problemas estructurales que causan la migración y prevenir la reincidencia de los migrantes retornados pasa por un mismo tamiz: inclusión económica y seguridad. Es decir, poder optar a tener una vida digna.

Como se dice ya como un cliché, la solución para prevenir la migración y aprovechar el retorno de migrantes como una oportunidad conlleva atacar los problemas estructurales de las sociedades de Centroamérica. Pero como siempre esto también pasa por la priorización en las agendas gubernamentales y la voluntad política. Quizás por eso la migración y los retornados siguen siendo un problema en una región ahogada en la pobreza y la violencia, la gente continúa sin ser una prioridad para los nuevos gobernantes centroamericanos.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines