Lo más visto

Más de Opinión

La felicidad del rey, depende de sus vecinos

Enlace copiado
La felicidad del rey, depende de sus vecinos

La felicidad del rey, depende de sus vecinos

Enlace copiado

Expresidente de ANEP, ASI y AVESA todo el que lo conoce El Salvador, le gusta; pero especialmente a nosotros los salvadoreños.

Luego, es natural que no nos agrade que nadie trate de denigrarlo y mucho menos que se refiera a nuestro querido país en términos absolutistas; que no reflejan la verdad de lo que en realidad es, como un todo.

La Biblia, en 1 Reyes 21, nos cuenta el pasaje del rey Ajab, rey de Samaría, el cual trata de convencer a su vecino que le venda su viña, pues a él le gusta por estar cerca de su palacio y quiere cultivar una. El campesino dueño de la viña, Nabot, le contesta que no puede vendérsela, pues es una herencia de familia.

El rey se puso muy triste y su esposa, al verlo así y para que no estuviera triste, convence a unos malvados, para que atestigüen contra Nabot y poderle robar la viña. Al final, el rey obtiene lo que quería, apoderarse de la viña; pero obtiene una tremenda maldición de Dios, que eventualmente acaba con su vida y con la felicidad de todas sus generaciones futuras; incluyendo la de todo el pueblo que reinaba.

Algo bastante similar es lo que le está sucediendo a los más de 200,000 salvadoreños que ya viven en Estados Unidos, algunos con familias ya formadas y todos sus descendientes siendo ciudadanos estadounidense, que ya no se pueden separar, pues son una sola cosa por mandato de Dios o sea por “herencia”, como respondió Nabot.

Lo que están viviendo los ciudadanos salvadoreños amparados al TPS se asemeja al pasaje de la Biblia, pues de pronto el Gobierno de Estados Unidos se da cuenta de que esto lo perjudica o le quita felicidad y decide mejor “comprarles la viña” o sea, expulsarlos del país, para que sean los ciudadanos estadounidenses los que la aprovechen o sea, las oportunidades de trabajo.

En término familiares, esto es el equivalente a aquel vecino que hace caso omiso de la situación precaria de la familia que vive a la par de su casa y pretendiendo olvidarla, decide no prestarle atención, para continuar su vida como que si esta no existiera.

El problema de esta indiferencia es que lo más probable es que las situaciones higiénicas y de salud del vecino le van a seguir molestando y como solución pudiera, eventualmente, decidir construir un muro para ya no sentirlas, ni verlas. Pero, siempre tendría que estar consciente de que, a la larga, esto no solucionaría el problema, pues con el tiempo, habría que levantar otro muro más alto.

La otra alternativa es que, siendo un vecino sabio, se decide ayudar a su vecino y colabora con él en el tiempo, para que salga de la situación precaria y se vuelva su amigo; tan sencillamente porque en un momento dado le ayudó a salir adelante y sobre todo con su familia.

Poniendo lo anterior en perspectiva e independientemente de los calificativos que se quieran dar, la verdad es que Estados Unidos tiene como alternativa con sus vecinos latinoamericanos construir un muro y hacer caso omiso de la situación precaria del sur de su vecindad o al igual que el vecino sabio y contrario al rey Ajab, decidirse por ayudarlos y así poder vivir feliz... y sobre todo, que esta felicidad no dependa de qué tan alto es el muro que tiene que construir.

Lee también

Comentarios