Lo más visto

La fuerza del cambio tecnológico

Según Joseph Schumpeter, el economista austríaco, el capitalismo es por naturaleza una forma o método de cambio económico y nunca puede ser estacionario.
Enlace copiado
Enlace copiado

El impulso fundamental que pone y mantiene en marcha el motor capitalista proviene de nuevos bienes de consumo, nuevos métodos de producción, nuevos mercados y nuevas formas de organización industrial. Es un proceso de destrucción creativa, que revoluciona la infraestructura económica desde adentro, incesantemente destruye lo viejo e incesantemente crea lo nuevo. El capitalismo requiere el permanente  vendaval de la destrucción creativa.

El cambio tecnológico es la fuerza que mueve el capitalismo y que lo transforma, impulsándolo hacia adelante. Muchos cambios están en marcha en el mundo y algunos están transformando el mercado de los hidrocarburos, dominado por los países productores de petróleo. En el siglo pasado fuimos testigos de la fuerza del cartel de los países petroleros para determinar el precio del combustible y extraer ganancias extraordinarias. Recordamos la primera crisis de los setenta y la inflación mundial que la acompañó, también la segunda crisis de principios de los ochenta.

Recién en este siglo, impulsado también por la demanda de energía por causa del crecimiento económico mundial, soportamos precios hasta de $145 por barril en 2008. Después de una disminución sustancial de precios, desde noviembre pasado se están moviendo alrededor de $60, bajo un nuevo acuerdo de reducción de la producción.

El cambio tecnológico, sin embargo, está gradualmente frustrando la capacidad de la OPEP para ejercer su rol como cartel. La misma dinámica del mercado oligopólico ha creado los incentivos para el cambio tecnológico. En la medida que los precios del combustible se han elevado por sus políticas, han ido surgiendo incentivos para encontrar nuevas formas de aumentar la oferta y de producir nuevos productos sustitutos.

Por un lado se ha potenciado la producción mediante la tecnología de extracción de hidrocarburos de cuencas de esquisto, desarrollando la capacidad de perforación horizontal y fractura hidráulica para extraer el hidrocarburo, aumentando la competencia. En la medida que el cartel intenta elevar el precio, como lo está haciendo nuevamente, se incentivan nuevas inversiones en la producción mediante esta tecnología y se expande la competencia futura.

Por el otro, los cambios tecnológicos han reducido sustancialmente los costos y han aumentado la participación de formas alternativas de generación de energía eléctrica: solar y viento. En Alemania estas dos formas de generación de energía dan cuenta de cerca del 30% de la generación total.

Por último, las nuevas tecnologías de producción de baterías y de producción de vehículos eléctricos transformarán el escenario. El costo de la batería, medido como los dólares de cada kilowatt hora, cayó de $900 en 2008 a $200 en 2015 y se proyecta que llegará a $100 en 2022. Panasonic de Japón y CATl de China proyectan triplicar la capacidad manufacturera en baterías en los próximos 3 años.

Los desafíos económicos y políticos para los países petroleros son enormes. Para nuestra economía el cambio será beneficioso. El ahorro entre 2013 y 2016 en la factura petrolera fue alrededor de $700 millones.

Vivimos una época de muchos cambios tecnológicos, algunos de los cuales quizás no serán tan beneficiosos como el acá descrito. ¿Formarán ellos parte de los escenarios que se están planteando nuestros futuros gobernantes?
 

Lee también

Comentarios