Lo más visto

Más de Opinión

La ignorancia devorando una república

Enlace copiado
José A. Retana

José A. Retana

Enlace copiado

Pretender la exclusividad de las ideas ignorando la existencia de otras hace imposible aceptar las diferencias que cada quien desarrolla en su entorno, con su propio sistema de valores e ideales; desconocer la validez del pensamiento ajeno cierra toda posibilidad de tolerancia, más aún, cuando las personas llegan a creer que las ideas que sustentan y ellos mismos son inseparables, tomando el impulso para destruir al otro como algo natural.

Lamentablemente, el narcisismo da mayor fortaleza mental y confianza al sujeto, por lo que un populista con arraigadas características narcisistas difícilmente aceptará la equivocación.

Lo anterior, más nuestra realidad política y social, en donde la mayoría de la población crece con permanentes carencias económicas, educativas, sanitarias, etcétera, nos hace vulnerables a adquirir una condición de "narcisismo colectivo". Este conjunto de carencias, sobre todo las consideradas afectivas, generan un constante resentimiento social y político, volviéndose presa fácil del populista de turno, quien se empeñará en moldear sus ideas, haciéndoles creer que ellos, su líder y sus ideas son una unidad homogénea y poderosa.

Nuestra realidad política contiene mucho de lo anterior, los continuos arrebatos presidenciales, irrespetando el Estado de derecho, burlas a la institucionalidad, y ansiedad por incitar a la insolencia a su séquito y seguidores, es muestra clara de la intolerancia política que estamos experimentando, actitud que enfrentaremos sin protección ante los nuevos integrantes a la clase política si los ciudadanos opositores desisten de acudir a votar.

Recién vivimos una muestra con el descarado y fatal ataque perpetrado contra militantes de uno de los partidos políticos en contienda y uno de los más atacados por el actual gobierno. Los agresores, contagiados del narcisismo y envalentonados por su cercanía política a la cúpula en el poder, no vacilaron en cometer un crimen, con la sentida confianza de recibir inmediata protección.

El desarrollo dogmático, ilusorio fenómeno que generalmente ataca masas sin educación, sin cultura y personalidad débil, convierte a las personas en una especie mecanizada, dóciles a la programación de sus ideas y generalmente guiados hacia abismos oscuros llenos de crueldad, corrupción y fanatismo, en donde arremeter contra el que sostiene ideas diferentes es un acto heroico sin importar sus consecuencias.

La seguridad que el populismo da a la ignorancia puede convertirse en un laberinto sin salida. Comprender que al haber desconocimiento de las cosas, lo mejor es tenerlo muy claro, buscar una solución o apartarse antes de precipitarse por el vacío de la saciada torpeza, puede volverse imposible, corriendo el riesgo de dar la vuelta al mundo asegurando que la tierra es plana y la sangre es celeste.

Así estamos siendo gobernados, sin conciencia y en donde cualquier ocurrencia por absurda que sea parecerá irrebatible y tomará el lugar de una verdad.

Si tú eres de los que no temen al horizonte, no puedes ignorar que construir esta democracia ha sido un camino difícil para abuelos, padres, tíos, hermanos y amigos, que entregaron amor, sudor y hasta sangre por sacar adelante a este país. Aún hay muchos problemas que resolver y errores por cobrar, pero no podemos seguir adelante si perdemos nuestra condición de república.

Nuestro voto sigue siendo un arma poderosa, debemos revivirla y frenar la posibilidad de volver a caer en un régimen autoritario, de caprichos, golpes y culatazos.

Tags:

  • ignorancia
  • populismo
  • narcisismo
  • desarrollo dogmático

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines