Lo más visto

La imagen política

Enlace copiado
La imagen política

La imagen política

La imagen política

La imagen política

Enlace copiado
En las vacaciones de agosto de cada año, las noticias son: el flujo de los visitantes nacionales y extranjeros a las principales playas, los hoteles de montaña y demás centros turísticos del país; las escenas del fervor religioso del pueblo católico, que asiste a la ya tradicional ceremonia de la transfiguración del Divino Salvador del Mundo, en la Catedral Metropolitana. Y estas casi siempre van acompañadas por las notas negras del accionar delincuencial; y el reporte de muertes por inmersión y accidentes de tránsito por descuidos, ebriedad y exceso de velocidad.

Pero este año, la semana de vacaciones de agosto terminó con la noticia de los vehículos asignados al directivo de la Asamblea Legislativa David Reyes, que fueron mal utilizados por su hermana. Y de inmediato, para “empatar el partido” se dieron a conocer los gastos de cincuenta y un mil dólares del fondo circulante de la Asamblea Legislativa, realizados por la presidenta del congreso, Lorena Peña. El uso indebido de los vehículos quedó al descubierto y fue aceptado por el diputado Reyes; mientras que el uso del fondo circulante del congreso, tal parece que está dentro de los parámetros legales. Sin embargo, el objetivo de darle vuelo a esta última noticia era bajarle el volumen o tratar de administrar los daños para ARENA, a sabiendas de que independientemente de que al final se aclarara el uso del fondo circulante con un informe de la presidenta de la Asamblea Legislativa, la bola ya habría rodado y el daño estaría hecho.

El problema es que al final, el daño no es solamente para la imagen del diputado Reyes y de la diputada Lorena Peña; el daño es para la imagen de todos los directivos, de todos los diputados, de todo el congreso y de toda la clase política. Que por cierto, está sentada permanentemente en el banquillo de los acusados ante la opinión pública. Y hay un efecto de estos hechos que puede ser aun más dañino para el país; pues ya se le ha subido el volumen al argumento de que no se deben de aprobar los $1,200 millones en préstamos, necesarios para el funcionamiento inmediato del Gobierno, porque primero, hay que combatir el despilfarro y la corrupción en los Órganos del Estado.

Todos estamos de acuerdo en que hay que revisar el uso discrecional de los fondos públicos en manos de los diputados, ministros, magistrados, alcaldes y demás funcionarios. Y yo particularmente creo, que el gobierno del Frente puede y debe dar el ejemplo, comenzando con medidas de austeridad y transparencia, buen uso de los recursos del Estado y recorte a los gastos innecesarios.

Pero hay temas de interés nacional que son impostergables y urgentes de resolver en una discusión responsable entre el Gobierno, la oposición y la empresa privada: Una solución al problema inmediato de falta de liquidez (generado entre otras cosas, por la declaración de inconstitucionalidad de la CSJ, del préstamo de novecientos millones de dólares que necesitaba el Gobierno hace año y medio). Un plan de austeridad, reducción de gastos, aumento en la recaudación de impuestos, Ley de Responsabilidad Fiscal, e incentivos para aumentar la productividad nacional. Y el financiamiento necesario para implementar el plan especial de combate a la delincuencia.

Tags:

  • david reyes
  • vehiculos
  • lorena peña
  • asamblea
  • austeridad
  • despilfarro
  • ahorro
  • financiamiento

Lee también

Comentarios