Lo más visto

La importancia de la unificación de cifras criminológicas

Enlace copiado
Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Ricardo Sosa / Experto en seguridad y criminología

Enlace copiado

Una de las grandes deudas del Estado salvadoreño ha sido la falta de un organismo o institución que consolide cifras sobre homicidios de hombres y mujeres con sus clasificaciones, feminicidios, pero también el nuevo drama humano de la presente, los privados de libertad conocidos como “desaparecidos” por el crimen organizado y las pandillas.

Esta ausencia de cifras unificadas, validadas y oficiales, ha sido parte de mi recomendación hace más de diez años de la creación de un Instituto o Academia Salvadoreña de Ciencias Forenses en donde no solo se brinde el manejo técnico académico criminológico, y se brinde una plataforma de consulta para las autoridades, medios de comunicación, academia y cualquier ciudadano interesado en conocer las cifras; pero además que sea un ente dedicado a la investigación, sistematización de la información, que desarrolle mapas de crimen, mapas de calor, indicadores, capacitaciones, cursos especializados, hasta lograr una acreditación para formación especializada como posgrados y maestrías.

Ha sido tema recurrente que las cifras entre la FGR, PNC y el IML “no cuadran”, una situación que se generó con la creación de la PNC e IML en la década de los años noventa, existe una comisión tripartita que por diferentes motivos no ha respondido a las exigencias del incremento de tasas de homicidios y feminicidios por cada cien mil habitantes difundiendo la información o brindándola extemporánea.

Esta semana se ha conocido la suscripción del acuerdo en el sector justicia de nuestro país con el objetivo principal de conciliar cifras de homicidios y feminicidios; dicho convenio ha sido suscrito por el señor ministro de Justicia y Seguridad, el señor fiscal general de la República y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, en el mismo acto la Comisión Coordinadora del Sector Justicia-UTE se integró al esfuerzo para que este instrumento permita establecer los mecanismos de articulación y coordinación. Son excelentes noticias para nuestro país, ya que este convenio va a contribuir al análisis cuantitativo y cualitativo que permitirá contar con indicadores de alto impacto sobre los delitos, crear perfiles, generar inteligencia que brindara información de interés fiscal y policial, pero que brinda la gran oportunidad de generar documentos académicos con información y autoría salvadoreña, crear y actualizar manuales con metodología para conciliación de cifras, debe de incluirse la información sobre homicidios y delitos de género y de orientación sexual contra grupos vulnerables que están invisibilizados, y de no brindarles atención continuarán al alza.

Algunos desafíos a partir de la próxima semana son: no perder el impulso del acto público de la firma del convenio, girar las instrucciones precisas a los responsables delegados por cada institución firmante, asignar las partidas presupuestarias específicas, adquirir un potente y actualizado software unificado, generar los protocolos de actuación de criterios técnicos, capacitación y adiestramiento del personal, establecer la vocería para mantener informadas a la población; con la información estandarizada generar reportes, informes, ensayos, manuales y establecer alianzas con la Academia y especialistas, para que sea de máximo provecho al país y fortalecer la política de prevención y disuasión del delito, pero también la política de persecución penal y combate.

Es posible avanzar con la integración de las instituciones y trabajando unidos sin esfuerzos aislados. Felicitaciones a los firmantes.

Lee también

Comentarios