La incapacidad de ejecución en el MARN

El desempeño en la ejecución presupuestaria del MARN ha sido tradicionalmente débil y en especial en los gobiernos del FMLN, cuyos miembros del gabinete han tenido limitada capacidad gerencial, administrativa y de supervisión de ejecución de planes operativos y proyectos.
Enlace copiado
La incapacidad de ejecución en el MARN

La incapacidad de ejecución en el MARN

La incapacidad de ejecución en el MARN

La incapacidad de ejecución en el MARN

Enlace copiado
 Si consideramos que el mayor logro del Gobierno anterior, según lo que expresaron el expresidente Funes y el exministro Rosa Chávez, fue haber lanzado la Estrategia Nacional del Medio Ambiente justo un año antes de dejar el poder, eso dice mucho de su incapacidad para ejecución, así como de su falta de perspectiva.

Un documento estratégico no puede venderse como el principal logro ambiental dentro de un período de gobierno. Eso realmente es penoso. Al final, son muy buenos para redactar documentos pero pésimos para ejecutar proyectos de alto impacto y que reviertan la degradación ambiental. Actualmente estamos viendo muchos planes, como por ejemplo el Plan Nacional de Cambio Climático, que se lanzó el año pasado pero que no cuenta con ningún tipo de financiamiento. La apuesta, según ha dicho la ministra Pohl, es acceder a recursos internacionales como el Fondo Verde para el Clima. También, la ministra habla de que ya el MARN cuenta con un Plan Nacional de Recursos Hídricos pero todavía no es de dominio público. Habrá que ver cuándo y cómo lo socializa, además de los requerimientos financieros para ponerlo en marcha.

Inevitablemente, esta incapacidad de ejecución se ha visto reflejada en reparos que ha hecho la Corte de Cuentas de la República a la gestión anterior en el MARN; por ejemplo, en el incumplimiento de la Ley General del Medio Ambiente y la Ley de Áreas Naturales Protegidas. Sobre esta última ley, algunos reparos críticos se relacionan con la no elaboración y aprobación de planes de manejo, ni de planes de vigilancia en varias áreas naturales. Esto se manifiesta en el abandono de la mayoría de las áreas protegidas con la consecuente pérdida de biodiversidad por la cacería rampante y los incendios que hemos visto en años anteriores y que vemos en estos días de época seca.

Más crítico es el reparo de la Corte donde le responsabiliza al MARN el no haber creado el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas ni tampoco haber elaborado ni aprobado el reglamento de la ley. Y la cosa sigue igual en la gestión actual. Hay muchos más reparos que se han identificado pero estos son solo un reflejo de la incapacidad actual de ejecución en el tema específico de la gestión del patrimonio natural de la nación. Irónicamente, y esto es importante conocerlo, el número de personas laborando en el MARN en 2009 era de 384. Hoy día el MARN cuenta con 615 empleados. De estos, el número de guardaparques actuales es de 137, cuando en 2009 solo se contaba con 99. En fin, hay ineficiencias en exceso.

A la cabeza del MARN debe llegar alguien con capacidad de negociación y discernimiento técnico y gerencial, para convencer con autoridad al presidente, al ministro de Hacienda y al resto del gabinete de que las inversiones en el medio ambiente representan bienestar económico y social, que contribuyen a la reducción de vulnerabilidad, además de que vuelven al país más competitivo. Pero la realidad es que hace falta creatividad para incidir en la generación de recursos internos para financiar proyectos dentro del MARN, como esquemas de pagos por servicios ambientales. Incluso, y desde una perspectiva fiscal, se podrían generar recursos para nuestro medio ambiente provenientes de la tasación de actividades contaminantes, inversiones ambientales como deducciones fiscales e incentivos fiscales para la conservación ambiental, entre otros. No debe sorprender entonces de que estos temas ni se discuten ni se conocen en el Ministerio de Hacienda, ni mucho menos en la Secretaría Técnica de CAPRES.

Tags:

  • marn
  • presupuesto
  • estrategia
  • medio ambiente

Lee también

Comentarios

Newsletter