Lo más visto

La irracionalidad de quemar pólvora

La Amazonía ardió durante meses, consumiendo extensiones de selva de miles de kilómetros cuadrados de extensión (de entre 3,000 hasta 5,000 kilómetros cuadrados y hay quienes dicen que fue incluso el triple de eso, debido a que ardió prácticamente desde enero hasta finales de octubre).

Enlace copiado
Luis Laínez

Luis Laínez

Enlace copiado

Ahora vemos imágenes espeluznantes de los incendios en Australia. Hablan de 480 millones de animales afectados por las llamas. Personas que han perdido sus viviendas y sus negocios. El mundo que se llena de humo y destrucción.

Lo mismo ha pasado en California y en otros lugares de Estados Unidos, con fuegos que duran semanas en ser controlados.

El Salvador, con un territorio de apenas 20,000 kilómetros cuadrados, casi no guarda espacio para bosques. Han sido talados y convertidos en áreas de cultivo o construcciones. No habrá mucho que quemar si hay incendios, podremos pensar con cinismo, pero aún así nos las arreglamos para llenar de humo el aire que respiramos.

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo son la excusa para darle fuego a la pólvora. Y de acuerdo al estatus (o lo aspiracional que sea) así será lo que queme: fuegos artificiales ("luces de colores" en el cielo) para los más exigentes y petardos, "cuetes" y morteros para los demás.

La ministra de Salud, Ana Orellana, dijo esta semana que no solo se trata de Navidad y Año Nuevo, sino que los salvadoreños quemamos pólvora cada vez que podemos, así sean las fiestas patronales, un rezo o hasta un cumpleaños.

Sin embargo, en las fiestas de la últimas dos semanas han resultado 206 personas quemadas por la mala manipulación de la pólvora. De esos, 98 eran niños, menores de edad que debían estar bajo el control de un adulto para poder divertirse de manera segura. Muchos de estos quemados han quedado marcados, con amputaciones y lesiones complicadas.

El Cuerpo de Bomberos de El Salvador repite cada año que los silbadores y pirotécnicos parecidos son los responsables de los incendios en maleza. Pero aún así aparecen estos productos prohibidos. Hasta los anuncian en redes sociales. Y fue así como este año hicieron decomisos importantes.

¿Por qué quemar pólvora? Es algo primario. Cuando era niño lo hice, como muchos otros. Pero basta crecer para darse cuenta que no tiene sentido llenar de humo y azufre el aire, de provocar estruendos y llenar de basura las calles.

Tenemos en las manos (literalmente) la capacidad de evitar incendios y de contaminar aún más el ambiente.

Pero siempre esta reflexión surge después de las fiestas. Cuando ya están las víctimas de la manipulación indebida y cuando ya lanzamos toneladas de basura al aire.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines