Lo más visto

La izquierda y la pobreza

“La izquierda latinoamericana no ha tenido éxito combatiendo la pobreza. La aumenta Cuba, Argentina, Nicaragua... La única fórmula probada para lograrlo es economía de mercado acompañada de programas sociales y medidas contingentes de solidaridad (subsidios focalizados).”
Enlace copiado
La izquierda y la pobreza

La izquierda y la pobreza

La izquierda y la pobreza

La izquierda y la pobreza

Enlace copiado
Aunque la izquierda sigue vendiendo su razón de ser como luchar por los pobres, siguen vendiendo así permanentemente, la preocupación por los pobres, ni es patrimonio solo de ellos, ni logran arreglarla jamás. Sobre esto hay mucho que exponer con fuerza, pues el combate a la pobreza es demasiado importante para desnaturalizarlo o enredarlo por posturas ideológicas, en una época en que perdieron importancia total.

El socialismo con Rusia cayó hace más de 20 años, incapaz de mantenerse a sí mismo, intentos de revivirlo como el llamado del siglo XXI, que nunca ha sido claro qué es, igualmente ha sido incapaz de resolver la pobreza de los países estructuralmente, aunque regale dinero.

Quienes logran superar la pobreza y mejorar sustancialmente las condiciones de vida de su gente lo hacen pragmáticamente, haciendo crecer la economía con métodos capitalistas, de mercado, respetando institucionalidad y la ley como complemento sustancial. Los gobernantes de izquierda que resolvieron problemas de pobreza lo hicieron utilizando economía de mercado, hace dos décadas Felipe González en España, Bill Clinton en Estados Unidos y Tony Blair en Inglaterra. Recientemente el ejemplo ecléctico mas exitoso de la historia, China, que sacó a unos 50 millones de la pobreza en menos de veinte años, utilizando un capitalismo de estado, difícil de replicar, pero capitalismo al fin, aunque no exista mucha libertad económica política, ni de expresión, las que van llegando lentamente. Sin embargo, es importantísimo tomar nota de que borraron totalmente la ideología del esquema, los gobiernos colectivos chinos, que no tienen líderes ni caudillos, son grupos en los que predominan los ingenieros, planifican, ejecutan.

El combate a la pobreza en una oferta permanente en el discurso de la izquierda latinoamericana está imbuida en su propaganda y en sus promesas electorales, descalifican a priori a sus oponentes, lo que llaman la derecha, diciendo que llegan a enriquecerse, favorecer al gran capital y continuar con la teoría del rebalse, pero no es así.

En Latinoamérica hemos visto enriquecerse obscenamente a los gobernantes socialistas y arreglarse con el gran capital y los intereses oscuros, los países “socialistas” tienen los índices más altos de pobreza, inflación, bajo crecimiento económico, Cuba, Argentina, Bolivia... Aun Venezuela con su inmensa riqueza petrolera, manteniendo la fidelidad de los bolivarianos afuera y adentro, ha derrochado recursos, descuidado su capacidad de extraer petróleo, su economía anda muy mal, realizó la mayor devaluación mundial, tiene una de las inflaciones más altas del planeta y aun cuando reparten muchos recursos clientelistas, la pobreza va incrementando.

Sin embargo, el discurso político repetido una y otra vez, sorprendentemente aun hacer creer a algunos la falacia, que son los paladines de la lucha contra la pobreza, aunque cuando gobiernan aumentan la pobreza, en parte por incapacidad, pero más importante aún, porque su receta de dividir el pastel en muchos pedazos en vez de hacerlo crecer, de repartir escasez en lugar de prosperidad no funciona, está probado a la saciedad.

Cuando gobiernos de derecha, o simplemente pragmáticos, funcionarios decentes preocupados por su país plantean la necesidad de crecimiento económico para combatir efectivamente la pobreza, la izquierda obsoleta experta en deslegitimar acusa de querer seguir con la teoría del rebalse económico, que lo que sobra a los ricos es lo que queda para los pobres y no es suficiente. Esa idea es obsoleta, modernamente se crean empleos, oportunidades para crecer, es la única forma de que los países se desarrollen sostenidamente.

La única fórmula de éxito probada para combatir la pobreza es lograr un crecimiento económico sostenido acompañado de estrategias sociales de largo plazo, educación, salud, vivienda, conectividad, salubridad y políticas contingentes de corto plazo (subsidios) para ayudar a los extremadamente pobres, los que no pueden salir por sí mismos. La democracia, respeto a la ley e institucionalidad van de la mano.

Tags:

Lee también

Comentarios