Lo más visto

La juventud transformadora del presente, soñadora de un mejor futuro

Enlace copiado
Adán Bolainez M.Coautor de El País que Viene

Adán Bolainez M.Coautor de El País que Viene

Enlace copiado

Es injusto cuando no se ofrecen oportunidades reales a la juventud, cuando las puertas se les cierran a los artistas y son vistos como nada. Es injusto que no haya oferta laboral para los jóvenes por no tener suficiente experiencia a los 18 años. Es injusto que a los únicos jóvenes que contraten tengan salarios y horarios inhumanos, es injusto que cada día la juventud sea minada por la delincuencia. Es demasiado injusto que la clase política siga haciendo propuestas populistas y se sigan bañando en dinero del pueblo a través de corrupción que solamente causa desigualdad y pobreza, pero hay algo más injusto y peligroso: la indiferencia y el miedo hacia los opresores.

Tristemente, se ha generalizado la idea de que la juventud está perdida, se cree que por algunas de las formas en la que nos expresamos somos personas sin sueños y visión, se nos ha estigmatizado por nuestra forma de vestir, por la música que escuchamos, por nuestros bailes, por los deportes que practicamos, por los grafitis que algunos artistas pintan en las calles, por nuestra cultura urbana.

Se nos tiene desconfianza solamente por ser jóvenes. Hemos sido el blanco principal de acciones de seguridad en donde se nos debe revisar e interrogar para deliberarnos de la culpabilidad.

Creo que al promover el arte, la cultura y la educación desde las organizaciones juveniles, con propuestas y proyectos donde el arte sea una forma de involucrar a la juventud, promocionar sus derechos, por medio de casas de encuentro juvenil, la creación de las casas de arte y cultura en todos los municipios del país, grupos de teatro que reproduzcan conciencia social, escuelas de danza para el folclore y los bailes urbanos.

También, escuelas de música para darle ritmo a los territorios e impulsar la música local, escuelas de pintura y artes plásticas para darle color a nuestro país, club de deportes como el skate, ciclismo, fútbol, baloncesto, entre otros; promover los programas de emprendedurismo para generar ingresos económicos y oportunidades laborales, no bajo la idea de mantener ocupados a los jóvenes y, de esta manera, alejarlos de lo negativo, más bien, con la idea de crear espacios donde puedan potenciar su talento e inteligencias, para exponerlas ante la sociedad, formando liderazgo transformacional, promoviendo la paz y generando el diálogo como parte de la manifestación juvenil.

La creación de estos espacios de participación juvenil permiten el desarrollo de territorios solidarios con un tejido social fuerte, basados en una cultura de paz, logrando que jóvenes se formen integralmente, aportando positivamente a sus municipios y a sus familias por medio del arte, la cultura y el deporte.

Ahora creemos firmemente que, como jóvenes, podemos aportar mucho a nuestra sociedad, pero somos conscientes de que nos hace falta oportunidades para poder aprovechar al máximo nuestro talento, por esto confiamos que con la inclusión del arte y todas sus expresiones en los programa de estudios en las escuelas e institutos, fomentará el talento juvenil, y reducirá la violencia social; así mismo, incluyendo el arte en los planes de trabajo de las comunidades organizadas permitirá el desarrollo de las mismas. Invirtiendo en arte, cultura y educación, de comunidad en comunidad, construiremos El Salvador que soñamos.

Lee también

Comentarios