Lo más visto

La libertad de expresión, crítica y progreso

En este contexto, invito al presidente Bukele a estar abierto a la crítica.

Enlace copiado
Herman Duarte

Herman Duarte

Enlace copiado

La libertad de expresión es vital en las democracias. Su labor es la de oxigenarlas, abriendo espacios para discutir lo indiscutible, señalar lo ignorado, identificar las injusticias, informar a la población de lo que ocurre, crear debates para provocar choques de posturas contrarias, que permitan encontrar una verdad aumentada. Su función es romper el silencio.

La Corte IDH ha definido libertad de expresión como el derecho de buscar, recibir y difundir ideas e informaciones de toda índole, así como también el de recibir y conocer las informaciones e ideas difundidas por los demás (Granier y otros; Radio Caracas Televisión Vs. Venezuela).

También, la Corte IDH ha destacado que este derecho tiene dos dimensiones, una individual y otra social. La dimensión individual se refiere al reconocimiento del derecho a expresar la opinión por cualquier medio para difundir el pensamiento. La dimensión social se refiere al medio para el intercambio de ideas e informaciones entre las personas, comprendiendo el derecho a comunicarse con los demás y el derecho de todas las personas a conocer opiniones, relatos y noticias («La Última Tentación de Cristo» Vs. Chile).

El fundamento de esta interpretación se encuentra en el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos, el cual es una fuente de derecho vinculante en El Salvador. Dicho artículo proscribe la censura previa y las restricciones indirectas (como impedir circular a la prensa, pues se les impedirá reportar noticias, por ejemplo). En este sentido, para que sea legal, la restricción a la libertad de expresión tiene que hacerse por medio de una ley, no un decreto. En cualquier caso, incluso las leyes pueden ser sujetas a escrutinio de una corte constitucional, y eventualmente de la Corte IDH.

Vargas Llosa explicando a Popper nos dice: "Popper hace de la crítica –del ejercicio de la libertad– el fundamento del progreso. Sin crítica, sin posibilidad de falsear todas las certidumbres, no hay avance posible en el dominio de la ciencia ni perfeccionamiento de la vida social. Si la verdad, si todas las verdades no están sujetas al examen del ensayo y error, si no existe una libertad que permita a los hombres cuestionar la validez de todas las teorías que pretender dar respuesta a los problemas que enfrentan, la mecánica del conocimiento se ve trabada y este puede ser pervertido. Entonces, en lugar de verdades racionales, se entronizan mitos, actos de fe, magia, metafísica. El reino de lo irracional –del dogma y el tabú– recobra sus fueros, como antaño, cuando el hombre no era todavía un individuo racional y libre, sino ente gregario y esclavo, apenas una parte de la tribu". (2018:164).

En este contexto, invito al presidente Bukele a estar abierto a la crítica. Que no vea los comentarios diferentes como ataque, todos queremos que salga bien su gestión. Le pido instruir a su equipo que hablen con decoro, calma y respeto que su cargo como funcionario le demanda (ej.: Dip. Zablah insultando a diputados –14 de mar.–), secretario privado Castro enojado ante pedidos de transparencia (24 de mar.). Ni desprestigiar a voces disidentes bajo rumores vestidos con ropaje de moralidad sexual victoriana (ej.: caso del ministro de Trabajo Castro y la abogada Deleón –1 de abr.–).

La crítica sirve para llevar la dirección del barco hacia el norte de la objetividad. Espero de todo corazón que el espíritu de armonía y reconciliación de Nelson Mandela inspire las actuaciones del gobierno, recordando que deben ser instrumentos de paz y armonía social.

Tags:

  • libertad de expresión
  • crítica
  • Bukele
  • Corte IDH
  • Vargas Llosa

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines