Lo más visto

La lucha contra la violencia en todas sus expresiones debe ser un compromiso constante aquí y en los más diversos ambientes

A quienes les corresponde dar el ejemplo primordial al respecto es a los entes institucionales, y en primer término a los de más alto nivel.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

A más de los otros males que azotan a la humanidad en estos tiempos tan cargados de peligros y de amenazas, la violencia continúa siendo un flagelo que sigue presente en todas partes, por distintas causas y motivos y con una diversidad de expresiones que semejan un mosaico interminable y en muchos sentidos indescriptible. Casos muy recientes, y de gravedad extrema, como el de la masiva explosión en el centro de Beirut, que causó decenas de muertos y varios miles de heridos, dejan en clara evidencia los riesgos extremos que se padecen en el mundo de nuestros días. Y todo esto genera un clima de inseguridad que afecta de manera constante los procesos normales en todas partes.

En nuestro caso específico, lo primero que debemos destacar es que, en contraste con lo ocurrido en otros países, incluso entre los más desarrollados, es que la población salvadoreña ha sabido encauzar sus insatisfacciones y sus frustraciones de una manera más inteligente, porque en vez de ir por la ruta descontrolada de los desórdenes y de la violencia callejera, como se ha visto en Europa y en Estados Unidos, lo que aquí se ha hecho es tomar la vía electoral, como se vio en las elecciones de 2019 y está por verse en las de 2021. Esto no sólo evita las tensiones de la confrontación violenta sino que permite ir haciendo que el sistema responda por sus propios medios.

Y, por otra parte, la disminución de homicidios en nuestro ambiente, con una buena cantidad de días sin que se produzca ni uno solo, constituye otro dato esperanzador que habría que procesar en forma muy concienzuda, ya que lo primero es dilucidar las verdaderas causas de tal disminución tan notoria, que envía señales al mismo tiempo alentadoras e inquietantes, porque ya en el pasado reciente se han dado muchas manipulaciones al respecto. Pero ahora el hecho en sí es que se ha estado dando esa disminución que al menos abre una rendija de esperanza en que podremos llegar a esa nueva normalidad tan anunciada, y con perspectivas que podrían ser de muy favorable proyección.

Puestas todas estas realidades en perspectiva, lo justo es valorar que así como hay señales desconcertantes en el ambiente también hay aperturas que invitan a confiar en lo que viene, y uno de esos signos se refiere a los impulsos de normalización que emergen entre los estragos que no han dejado de hacerse presentes. La pandemia es sin duda el principal de dichos estragos, y por eso hay que poner todos los empeños a la mano para que la crisis no avance, sino, por el contrario, vaya en retroceso. Esto no se va a lograr con sólo desearlo: hay que organizar todas las respuestas factibles, teniendo siempre en mira la viabilidad de nuestro proceso y la factibilidad de avanzar en conjunto hacia las metas de un mejor país.

Pero si bien la violencia como tal parece mostrar signos de contención, falta en verdad muchísimo por hacer para que la seguridad impere sostenidamente entre nosotros. La delincuencia, en sus distintas expresiones, sigue siendo una amenaza presente, y eso impide que los salvadoreños podamos vivir en paz, que es lo que se logra cuando la ley se impone en cualquier caso y circunstancia. Y a quienes les corresponde dar el ejemplo primordial al respecto es a los entes institucionales, y en primer término a los de más alto nivel. Hay que proponerse, pues, que eso ocurra sin excusas de ninguna índole, porque sólo una auténtica legalidad garantiza una efectiva seguridad, como se hace evidente en todas partes.

Erradicar toda forma de violencia es, pues, una tarea que en ningún caso ni sentido hay que dejar para después. Y en tal sentido hay que impulsarla ahora mismo, con todos los recursos que la lógica democrática trae consigo.

Tags:

  • violencia
  • vía electoral
  • normalización
  • seguridad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines