Lo más visto

Más de Opinión

La metamorfosis del alcohólico

Se han escrito tantas historias sobre el alcoholismo, en donde los seres humanos se hunden en ese vicio, se hundieron creyendo que el alcohol sería la solución a sus problemas. Una enfermedad que tiene tres fases; uso, abuso y dependencia.
Enlace copiado
La metamorfosis del alcohólico

La metamorfosis del alcohólico

La metamorfosis del alcohólico

La metamorfosis del alcohólico

Enlace copiado
El mismo maestro Alberto Masferrer escribió en su obra “El dinero maldito” sobre el hombre vicioso; un ensayo moral, en donde ejemplifica cómo las personas consumen el sueldo ingiriendo alcohol.

Manlio Argueta manifestó en Séptimo Sentido: “Desde que se publicó ‘El dinero maldito’ han pasado 87 años. Y por lo que leo estamos más alcoholizados que antes. Si se hubieran cumplido los sueños de Masferrer, no seríamos, en números relativos, uno de los países con más borrachos en el mundo”.

El ser humano tiene el poder de no dominarse por los vicios, está en su mente el poder manifestar “ya no quiero emborracharme”; está en su propia convicción decidir entre la felicidad y una vida desgraciada.

Una persona ebria es peligrosa cuando maneja su vehículo, puede atropellar a alguien; es más, puede terminar hasta con la vida de todos los ocupantes.

En algún bar, restaurante o antro, los alcohólicos harán el ridículo y provocarán desórdenes; estarán intoxicando sus cuerpos y ahogando sus penas.

Una persona de respeto puede perder su imagen de la noche a la mañana por pasarse de copas. En ese momento le puede acompañar su ego, creyendo que empinarse una botella hasta ver el cielo le convertirá en una gran persona. Al revés, iniciará una metamorfosis; iniciará a ofender a las personas que tiene a su lado, parecerá un “Hulk”, se transformará en una persona idiotizada. En el hogar insultará a toda la familia, si tiene esposa e hijos, les hará daño; a la esposa la maltratará y, si ella se opone, hasta la matará.

Esa metamorfosis se ha observado en diferentes clases sociales. El alcoholismo ha causado el divorcio en los hogares y es, en muchos casos, la solución inmediata para resolver el problema. Con ello terminará el calvario de todos los días, en especial para los hijos.

Existen alcohólicos que llegan al extremo en la fase delírium trémens, la cual es una “psicosis tóxica asociada al alcoholismo crónico que se caracteriza por alucinaciones, temblores y agitación; se debe a una privación brusca del alcohol y forma parte del síndrome de abstinencia de esta sustancia”.

FOSALUD asegura: “El consumo de alcohol a lo largo de los años puede generar cáncer, trastornos cardiovasculares, enfermedades hepáticas y problemas neuropsiquiátricos, entre otros 60 padecimientos”.

Tan fatídica es la enfermedad que las personas llegan al extremo de suicidarse, etapa final de su frustración. El alcohólico deja luto y dolor en el hogar.

En cada país, en cada ciudad o pueblo, existe un lugar en donde los que desean dejar el vicio pueden acercarse y recibir consejos. En El Salvador, están los Alcohólicos Anónimos (AA) y Grupos de Sicoterapia de la línea del doctor Ayala (GSA), son lugares en donde las personas que cayeron en la trampa del alcohol pueden tocar las puertas y encontrar una luz de esperanza para erradicar esa grave enfermedad.

Si tenemos la oportunidad de ayudarle a un alcohólico, hagámoslo. Con ello, podremos evitar consecuencias en el alcohólico y los que conviven con él.

Los vicios son fáciles de aprender, más si hay alguien que invita con la insignia que son amigos; ese es el primer paso para caer en la trampa. Los salvadoreños tenemos tantos problemas y el alcohol es un problema que, en vez de ir en decadencia, suma a muchos adictos cada año. El alcoholismo ha causado tantos estragos en la sociedad, por lo tanto es de pensar en no caer en ese vicio.

Tags:

  • alcoholismo
  • conductores
  • ebriedad
  • dependencia

Lee también

Comentarios