Lo más visto

La misma fórmula

En la campaña presidencial desarrollada durante 2008-2009, los temas centrales fueron: la relación del FMLN con la Venezuela de Chávez y la información encontrada en la computadora del dirigente de las FARC Raúl Reyes, que supuestamente vinculaba al dirigente del Frente José Luis Merino con la guerrilla de Colombia. Estos últimos días de junio hemos visto una carta de 14 congresistas norteamericanos, en la que piden al secretario del Tesoro de EUA que inicie una investigación en contra de Merino. Y coincidentemente, la derecha también está utilizando la situación complicada del presidente Maduro en Venezuela, como bandera política para atacar al Frente y al presidente Sánchez Cerén, al igual que hace casi una década. ¿Acaso va a volver a usar la misma fórmula la derecha? Tendrían que pensarlo mejor, porque en la campaña de 2008-2009, ARENA y Rodrigo Ávila perdieron las elecciones en contra de Mauricio Funes y el FMLN.
Enlace copiado
La misma fórmula

La misma fórmula

La misma fórmula

La misma fórmula

La misma fórmula

La misma fórmula

Enlace copiado
Siempre hablando de fórmulas, según las últimas encuestas los dos principales partidos políticos tienen alrededor de 20 puntos cada uno en simpatía popular según la UCA, y 13 ARENA y 11 el FMLN, según LPG Datos. Números muy bajos en relación con otras fechas preelectorales. Y ante esta preocupante realidad, ambos partidos mayoritarios tendrían que recordar cuál ha sido históricamente la “fórmula ganadora” para las presidenciales, cuando las cosas han estado mal desde el punto de vista partidario. En 2003, cuando ambos partidos tenían una cantidad similar de votos duros, que no superaban el millón. ARENA ganó llevando de candidato presidencial a un “outsider”, el empresario radial Elías Antonio Saca, quien les sumó más de medio millón de votos. Y en 2009, el FMLN llevó como candidato presidencial al periodista de televisión Mauricio Funes, quien les sumó alrededor de medio millón de votos; suficientes para ganar por primera vez las elecciones presidenciales, después de tres derrotas consecutivas.

Actualmente, el FMLN sabe que ha tenido muchos problemas de gobernabilidad, con el boicot económico de ARENA, la dura lucha contra la delincuencia y recientemente, con la política antiinmigrante del presidente Donald Trump. Y se encuentra ante la disyuntiva de llevar como candidato presidencial a uno de sus militantes: Gerson Martínez, Óscar Ortiz o Hugo Martínez; o aceptar a un “outsider”, el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele. La duda del Frente no es con quién podrían sacar más votos, sino, en qué porcentaje dejaría Nayib Bukele gobernar al partido, tomando en cuenta la experiencia conflictiva que el Frente tuvo ya con el expresidente Funes.

ARENA por su lado, parece tener más clara la necesidad de llevar a un candidato de fuera que le sume votos para superar el virtual empate partidario con el Frente. En ellos, la duda es hacia quién inclinar la balanza partidaria para que gane las elecciones internas: Carlos Calleja o Javier Simán. Las principales diferencias son de carácter económico; pues cada uno de los dos posibles candidatos representa a diferentes grupos empresariales. Por eso, internamente para descalificarse unos están recurriendo a los orígenes extranjeros familiares de los otros. Los que se autoconsideran descendientes de Ricardo “Corazón de León” ven con desconfianza y buscan desacreditar a aquellos a quienes consideran descendientes de Saladino.
 

Tags:

Lee también

Comentarios