La modesta propuesta de El Salvador

Qué buen momento pasa el país. Cada vez hay más ricos, recordándonos que esta nación es un motor de producción de riqueza imparable: expresidentes con bancos, funcionarios con mansiones, diputados con helicópteros y droga. Por décadas, El Salvador siempre ha tenido gobiernos que producen millonarios, aún de quienes antes andaban en montañas. ¿Quién dice que no se puede prosperar aquí?
Enlace copiado
La modesta propuesta de El Salvador

La modesta propuesta de El Salvador

La modesta propuesta de El Salvador

La modesta propuesta de El Salvador

Enlace copiado
Lastimosamente siempre habrá intereses oscuros queriendo detener la maquinaria, utilizando la FGR, la Oficina de Probidad y el periodismo investigativo para estorbar este progreso.

Es una vergüenza verlos husmear los negocios de funcionarios con narcotraficantes, o indagando sobre dinero taiwanés, venezolano o brasileño en manos de políticos. Menos mal ya dejaron de preguntar por aquel abono de Japón. Los metidos nunca caen bien, y no hay que estorbar la producción de más ricos y prosperidad por los medios que sea.

A otros países les ha funcionado el trabajo honesto, el libre mercado, la innovación y justicia equitativa. Bien por ellos, pero nosotros no somos tontos, eso cuesta mucho. El sueño salvadoreño se alcanza más fácil y es menos complicado. La modesta propuesta del país para prosperar le ofrece estas opciones.

La primera y más fácil es que se acerque a un partido político. Si usted se esfuerza por formar buenos contactos y caerle bien a los líderes, seguramente podrá obtener un empleo bien remunerado en alguna entidad pública. No se aflija si no tiene conocimiento o capacidad, eso no lo preguntan: solo muestre fidelidad absoluta y no habrá problema. Ataque al otro partido, porque si ganan, usted pierde su plaza y en los empleos normales le exigen capacidad y trabajo, lo cual es incómodo.

La segunda forma es un poco mas complicada, pero mas lucrativa. Si tiene una empresa, participe en licitaciones del gobierno, pero hágase de amigos ahí adentro. Seguramente le pedirán una “contribución”, pero solo súbale precio a su oferta. Ese dinero extra sale de los impuestos públicos, no de su bolsillo, así que despreocúpese. Ok, quizás con eso podría llevarse agua potable a una comunidad, surtir de medicinas un hospital y pagarle mejor a un policía... pero los salvadoreños se rebuscan y sabrán cómo salir adelante. Verá cómo el remordimiento se pasa rápido en camioneta nueva.

La tercera opción es muy lucrativa, pero más difícil. Debe estar bien conectado para que sea candidato. En campaña busque amigos poderosos que lo apoyen, pero no pregunte por el origen del dinero. Le costará su lealtad y honor, pero es un precio ganga para todo lo que podrá hacer ya adentro. Un tip: consiga fanáticos y mantenga alborotado el gallinero. Un fanático arengado le justificará hasta negociaciones con criminales y gritará que usted está ayudándoles. A los que más o menos piensan, cálmelos diciéndoles que es peor que esté el otro. Usualmente funciona.

Hablando del crimen, sí, puede causar algunas molestias. Pero es que mantener todo lo descrito antes no es gratis, necesita mucha plata. Consecuentemente habrá pobreza, menos oportunidades, desorden y migración, que eventualmente propicia el crimen. ¡Pero es que hay que ser realistas, hombre! O se usan impuestos para que el gobierno mantenga corriendo esa maquinaria o se usan para desarrollar el país. No se puede tener todo.

Finalmente, no se sorprenda si surgen grupos de ciudadanos hartos buscando cambiar las cosas. Quizás organizarán marchas, protestas o campañas en redes sociales. Pero no les haga caso, desanímelos recordándoles que nadie saldrá a apoyarles o que son muy poquitos. Critíqueles diciendo que las cosas no van a cambiar o que hagan algo distinto, y quédese tranquilo en casa viendo la tele. Total, una persona más no hace diferencia y hay mejores causas por las que asolearse… un partido de fútbol por ejemplo.

-------

(Inspirado en la obra “Una propuesta modesta” de Jonathan Swift, 1729)

Tags:

  • corrupcion
  • probidad
  • fgr
  • libertad
  • equidad

Lee también

Comentarios

Newsletter